…Y llegó diciembre


Cuando en Octubre comencé a ver los primeros adornos navideños colgados en las vidrieras de las tiendas, me molesté. ¡Si apenas acaban de pasar las vacaciones escolares, aún me estoy recuperando de la locura del inicio de clases, y ya (tan rápido) se acerca la navidad!

Pero hoy 2 de diciembre me siento más acostumbrada a la idea, el arbolito en mi casa está puesto desde hace dos semanas y tenemos comprados casi todos los regalos.

Lo cierto, es que este año se fué demasiado rápido, dejándonos esa sensación de que pasaron muchas cosas en muy poco tiempo, cuando en realidad fué un año completo.

Precisamente en diciembre del 2009 iniciamos oficialmente la aplicación para la residencia canadiense, pagamos en caracas el Fee  a través de mi hermana, y luego enviamos las planillas iniciales un 23 de diciembre al CIO en Nueva Scotia-Canadá, donde las recibieron el 4 de enero. Ese fué quizás el primer paso atrevido de nuestro plan, ya que aplicamos en pleno fin de año y efectivamente nuestro paquete fué recibido y procesado. Si eso mismo hubiese ocurrido en Venezuela, seguramente nuestros documentos estarían engavetados hasta mediados de enero…

Este diciembre para nosotros es un poco igual a los demás, pero un poco distinto también. Como estamos aún con la expectativa de las órdenes médicas, no podemos decir con certeza que será el “diciembre de la despedida”, como lo es para algunos de nuestros amigos que ya tienen su visa estampada. Pero por otro lado, tenemos ese friíto en el estómago de que sí, probablemente, el próximo año estemos celebrando nuestra primera navidad canadiense, rodeados de mucha-mucha nieve y lejos de nuestras familias.

Asi que decidimos que al acercarse este mes, con todo y su navidad, lo disfrutaríamos al máximo. Pensando que es igual, pero a la vez diferente. Quizás exprimiendo cada momento vivido con nuestros seres queridos, saboreando más que nunca cada hallaca, poniéndole más atención a la letra de las gaitas y aguinaldos, y viviendo la navidad cómo lo que es: una época de unión familiar, reconciliación con la vida, disfrute de los afectos, y agradecimiento por lo que se tiene.

Feliz Navidad para todos!

Anuncios