El colchón inflable

El día de hoy leí en el foro del website de emigración mequieroir un post que llamó mucho mi atención y ya les voy a contar porqué.

El autor de este post es un antiguo inmigrante venezolano en Canadá y reconocido agente inmobiliario en el GTA de Ontario, famoso entre los que frecuentamos el foro, ya que ha sido contribuidor de nuestra causa, aportándonos mucha información importante sobre el proceso de landing y settlement en Canadá. Su nombre es Dionis Padrón, y pueden ver a qué se dedica y cuales son los servicios que ofrece aqui: www.dionisteam.com.

En el post, Dionis básicamente nos publica una lista de algunas propiedades disponibles para alquiler en Mississauga y Toronto, las cuales podrían ser una alternativa para aquellos que quieran “tener un lugar donde llegar desde el día que toquen el aeropuerto y así no tener que pagar el hotel por los primeros días”. En el resto del post se describen las características de estos lugares, el precio y por supuesto la ubicación.

El punto que me llamó la atención tiene que ver con que Dionis menciona que lugares que ofrece para rentar no están amoblados, asi que él sugiere como una opción que al llegar al aeropuerto se puede alquilar un carro e ir a comprar unos colchones infables y otras cositas básicas para comenzar.

Mi problema es con los fulanos colchones inflables.

Admito que mi reacción no fué buena, de hecho fué algo así como “¿Acaso vamos a viajar más de 6 horas en avión desde Venezuela, con seis maletones a cuestas, cansados, nerviosos, malhumorados, para tener que llegar a Canadá a dormir el primer día en un colchón inflable ?? !!! “.

Para aquellos que piensen que soy una sifrina, es posible que tengan razón.

Para aquellos que piensan igual que yo, es posible que también tengamos la razón.

Más tarde, conversando sobre este tema con Fer, él me hizo ver los planteamientos de Dionis bajo otra óptica. Lo primero que me recordó fué el párrafo del post donde dice: “Lista de lugares para rentar para para personas que quieren tener un lugar donde llegar desde el día que toquen el aeropuerto y así no tener que pagar el hotel por los primeros días.

Listo. Ya entendí.

Obviamente, es decisión de cada quién.

Seguramente, habrá quién tomará la opción del colchón infable y se irán a comprar uno extra-grande para dormir con su esposa y sus muchachos, todos apurruñados, los primeros días.

También, estarán aquellos que compren los colchones infables que sean necesarios, para que todos puedan dormir más o menos cómodos, durante los primeros días.

Y por supuesto (y gracias a Dios que Fer está de acuerdo conmigo en esto), estamos aquellos como yo para quienes un colchón infable no es una opción. De hecho, la opción que nosotros tomaríamos sería la del hotel para la primera semana, mientras conseguimos un sitio para alquilar un poco más permanente. Tampoco descartaríamos seguir un poco la idea de Dionis, alquilar la camioneta e ir a comprar colchones de verdad 🙂

Y como esas son nuestras opciones, estamos trabajando, planificando y reuniendo el dinero necesario en función de eso.

Para todos nosotros como inmigrantes, la consigna es no comerse los ahorros desde el primer día, y es por ello que durante este largo proceso debemos poner las cosas en perspectiva y analizar aquello que estamos dispuestos a ceder, y aquello que no podemos soltar. De eso puede depender, entre otras cosas, nuestro presupuesto inicial.

Y ustedes, qué estarían dispuestos a sacrificar? Aceptarían la opción del colchón infable?

Anuncios