Fuimos a la Embajada

Nos asomamos a la tierra prometida, aprovechando un viaje que hicimos a Caracas la semana pasada. Pero aún nada, nuestro expediente sigue en revisión, no hay emisión de órdenes todavía.

En mi caso, esta visita sirvió para conocer el edificio de la Embajada de Canadá, saber cual es el portón que pasa desapercibido detrás de la estación del metro de Altamira, y en el cual se debe hacer la cola mientras se espera que abran al público (a partir de la 1pm lunes, martes y jueves para Visas de Residencia Permanente), conocer al tan mencionado vigilante que se encarga de abrir el portón a la hora exacta, ordenar a las personas según su requerimiento, y retirar los celulares mientras se ingresa al recinto. Todo de manera muy amable.

También conocí la famosa sala de espera, las taquillas de atención, a la chica que nos atendió a Fer y a mi, de expresión dulce y parsimoniosa ella, pero reservada a la hora de reponder nuestras preguntas. Esta chica se limitó a buscar nuestro expediente en el sistema y darnos el ya conocido estatus: “aquí dice que aún se está procesando”. Ante nuestra insistencia nos sugirió escribir un email a esta dirección:

caracas-im-inquiry@international.gc.ca.

Y eso fué todo.

Anuncios