Nuestra experiencia con el IELTS

Casi se termina el mes de marzo y recordé que hace un año, mas o menos para esta época, le estaban llegando a Fer los resultados del IELTS, con los cuales dimos inicio al resto de los trámites que nos mantendrían ocupados los siguientes 3 meses.

Quise contarles de esta experiencia, porque para nosotros fué muy intensa y nos dió un ejemplo de como con gran perserverancia se logran cosas que creemos imposibles.

Resulta que como Fer es el aplicante principal, a él lo tocó presentar la certificación conocida como IELTS (International English Language Testing System) exigida por la Embajada de Canadá para demostrar sus conocimientos del idioma inglés. Éste es un examen muy particular, que dura mas o menos 4 horas, y donde se evalúan las destrezas en las áreas de escritura, lectura, habla y escucha. Por su duración, a Fer le tocó presentarlo en dos sesiones: un día presentó la parte escrita y al día siguiente la parte oral. Por cierto, algo a tener en cuenta en la prueba oral es que la misma es grabada, para luego ser enviada para su evaluación. Fer no sabía esto, y cuando el examinador pulsó el botón de “REC” le entró el miedo escénico y casi se paraliza de los nervios! Una vez completado el examen, el mismo es enviado a la Universidad de Cambridge en Londres, donde un panel de expertos se encarga de evaluarlo.

Hasta aquí todo parece bastante sencillo.

Lo que nos impactó de esta experiencia es que el examen como tal es muy-muy exigente. No se debe demostrar el conocimiento del idioma (gramática, vocabulario y pronunciación), sino que además hay que dominar las técnicas para poder completar todas las secciones en el tiempo reglamentario, manejando los factores físicos y psicológicos involucrados, más la presión de tener que aprobar con la puntuación específica que declaraste en la aplicación para la visa canadiense.

Aquí debo decir, que según los puntos que declaramos en nuestra aplicación en la parte de idioma, Fer debía obtener como resultado un puntaje no menor a 6.5 sobre 9. Por otra parte, su inglés (como él mismo lo dice) es un inglés empírico, ya que nunca tuvo una educación formal, aparte de la recibida en el colegio y la universidad. En base a esto, decidimos que lo mejor era que él hiciera un curso intensivo preparatorio para el IELTS en el Centro Electrónico de Idiomas aquí en Maracaibo, de un mes de duración. Exactamente después de terminar el curso, presentaría el examen.

Y así fué.

Durante ese mes la dedicación de Fer a estudiar inglés fué casi absoluta. Recopilamos todo el material que conseguimos en internet, además del que nos suministraron los amigos que ya pasaron por lo mismo. El escuchaba CDs de inglés en el carro mientras manejaba, para familiarizarse con los acentos más difíciles, como el irlandés y el australiano. En las noches asistía al curso, y en el poco tiempo libre, practicaba la escritura, haciendo varios modelos de cartas formales e informales y ensayos, también repasaba las técnicas aprendidas en el curso, entre ellas, las de lectura rápida e interpretación. Hizo varios “test de ejemplo” para verificar que terminaría en el tiempo establecido.

Como les digo, fué un mes bastante intenso en el que todos como familia nos volcamos a lograr esta meta: Fer estudiando, y Sofía y yo atrás haciéndole barra, apoyándolo y dándole ánimos.

Quizás pesimistamente decidimos no comenzar con la recopilación de los documentos hasta que llegaran los resultados del IELTS. Así que cuando los tuvimos finalmente tres semanas después, no sólo brincamos de felicidad y alivio ya que Fer había obtenido más puntaje del necesario (7 de 9), sino que iniciamos un proceso aún más exigente que duró mas o menos 3 meses, durante los cuales preparamos el paquete de documentos para ser enviados a la embajada, incluyendo la hoja original con los resultados del IELTS. Esa misma que esperamos ansiosamente, para la cual Fer se preparó tanto. Antes de enviarla, obviamente le sacamos varias copias a color, como recuerdo de aquella hazaña de un gran esfuerzo que nos abrió aún más el camino para emigrar a Canadá.

Anuncios