Con mudanza incorporada

Me encanta decir que estamos desarmando nuestra vida en pequeñas piezas y metiéndola en 6 maletas. Pero les digo, también da mucha flojera empezar a organizar el montón de papeles que tenemos archivados y decidir qué botar, qué llevar…Lo mismo pasa con todo lo demás: la ropa, los zapatos, los utensilios de cocina, los libros… Y ni hablar de los juguetes! Confieso que le estuve huyendo a la tarea de organizar los mil y un juguetes de todos los tamaños que tiene nuestra hija en cada rincón de su cuarto. Aunque ya hemos donado algunos (sobre todo los que vienen con la Cajita Feliz, de los cuales hay decenas en mi casa) aún nos quedan los “imprescindibles”, como el osito de peluche o las Pin y Pon, que están esperando pacientemente su cupo en la maleta.

Hay que aceptar que en la mayoría de los casos la emigración viene con mudanza incorporada, es decir, incluye todo ese proceso de clasificar nuestras cosas, embalarlas y hasta contratar un camión que lleve los muebles que vendimos a sus destinos varios. Y aunque planificamos todo esto con antelación y digamos que nos ha ido bastante bien con respecto al plan, hay factores que no se ponen en papel y que a veces no los vemos venir, por ejemplo el cansancio, las emociones, los ritmos de cada persona, los imprevistos…

En estos días es cuando más hemos deseado quedarnos dormidos y depertarnos ya en Canadá. Saltarnos los 8 días que nos faltan, o por lo menos, la parte menos divertida de ellos. Ya empieza a pegar el cansancio, físico, emocional y mental. Son días de levantarse igual de temprano y acostarse quizás muy tarde, haciendo maletas, preparando cajas. Son días de diligencias que se multiplican (haces una y te salen tres), de lidiar con el tráfico, con las fallas de siempre en los servicios, con los contratiempos cotidianos, con el calor…Y bueno, ya todo esto no se lleva con la misma paciencia porque nos sentimos más allá que aquí. Con un pié en el avión.

El día de hoy nuestra sala en más como un galpón lleno de cajas, bolsas y peroles, clasificados por zonas: el rincón de las cosas que se van a casa de mi mamá y el de las que se van a casa de mi suegra. Ellas luego se encargarán de repartirlas juiciosamente entre familiares, amigos y gente que las necesite. La entrega de los muebles la haremos en dos fases, porque son muchos y van a puntos opuestos de la ciudad. Si les gusta ser organizados y estimar bien el tiempo que toma  la actividad de “Entregar Muebles”, recuerden que el plan de incluir: desocuparlos y repartir su contenido en cajas o bolsas, limpiarlos, embalarlos, reparar algún detalle de uso, ponerse de acuerdo con la persona que lo recibirá, acordar el pago del traslado, contratar al camión. A nosotros todo esto nos ha tomado casi 2 semanas.

Por otro lado, hemos empezado en paralelo a hacer las maletas, lo cual lleva también su tiempo y esfuerzo. Por ahora solo tenemos listas las dos primeras.

Qué nos estamos llevando?

  • Ropa, como para usar en lo que queda de la primavera y en el verano.
  • Las chaquetas de Fer, como para usar en el otoño.
  • Pocos zapatos, los más cómodos, los que usamos a diario.
  • Artículos básicos de aseo personal.
  • La bisutería que uso normalmente. De Sofia, algunas pulseritas, sus lazos, colas y muñeritas.
  • Mi maquillaje.
  • Los juguetes seleccionados por Sofia, que en general, son pequeños. Lo más grande es su kit de pintura, que viene en un maletín que ocupó un tercio de maleta.
  • Algunos artículos electrónicos: la laptop, un disco duro externo con nuestro backup digital, un portaretrato digital con miles de fotos cargadas, una fomentera eléctrica, la plancha alisadora para el cabello y un rizador, el Nintendo DS de Sofia con sus accesorios, nuestros celulares con sus accesorios, la cámara fotográfica, y un DVD Player que no es portátil, pero es bastante pequeño.

Otras cositas que pienso meter en la maleta, simplemente porque caben, son livianas y me parece coveniente llevar:

  •  Un juego de cuatro vasos Tupperware con tapa.
  •  Una buenas tijeras.
  •  Kit de costura.
  •  Mis paletas de repostería.
  •  Un juego de cubiertos nuevecito que nunca usamos (bueno, confieso que si al final pesa mucho en la maleta, lo dejaremos).
  •  Bolsas de mercado, de las de tela, que son reciclables y ecológicas y se usan mucho en Canadá.

No nos estamos llevando ningún mueble, ni lencería, ni libros, ni adornos. Quizás dejemos un par de cajas con albums de fotos y otros recuerdos para que nos las envíen más adelante.

Es verdad que los últimos días son muy exigentes de por sí, sobre todo a nivel emocional (estamos a punto de dejar atrás familia, amigos y país) y además hay que sumarle el esfuerzo físico y mental de organizar una mudanza, y porque no, la melancolía que surge del apego a nuestras cosas, a los espacios de nuestra casa, a las rutinas cotidianas.

Pero al final, se trata de eso: desmontar la vida aquí y meterla en cajas y maletas, para llevársela a Canadá junto con la ilusión del nuevo comienzo.

Anuncios

5 comentarios en “Con mudanza incorporada

  1. Pingback: ¿Listos para un nuevo comienzo? | Del Calor al Frío

  2. hola Karla! como siempre, muy buenos tus posts… ahora en cuenta regresiva para el landing.. todo saldra bien, en nombre de Dios!!! exitos!!!!

    • Hola Karla! Que bueno es leer que llegaron bien y que el clima ha sido bueno con ustedes!!! Dios es su refugio y fortaleza!! Lee uno tantos comentarios y se solidariza pensando que algún dia podría ser nuestra familia! Nuestros mejores deseos nuevamente!!!

  3. Para mi hermana compañera de proceso, lagrimas y alegrias, aprovecho tu post para enviarte un cariñoso mensaje de Feliz dia de las madres, vivelo intensamente con la familia que este año es por los momentos, el ultimo compartido en nuestra bella y maltratada Venezuela. Sin embargo muchos dias de la madre podremos compartir con las nuestras en un ambiente lleno de seguridad y armonia, con esta nueva vida que estamos iniciando. Un abrazo para ti, y todas las madres de tu familia. Ahh y un besote para Sofia y Fer !

  4. Hola chicos. Bueno, los leemos y tratamos de mimetizarnos en su piel. Cuántos sentimientos encontrados!… sobre todo las ganas de ya estar allá fusionada con la melancolía. Lo más importante es avanzar, y darse cuenta de que uno debe de apegarse a lo carente de valor. Creo que lo que si vale, que duele es el desapego de la familia y seres queridos, el pensar que no estaran en lo cotidiano….lo demás, es solo material.
    Desde acá les enviamos las mayores energías!!
    Saludos desde Neuquen, patagonia Argentina

    http://ferynanicanada.blogspot.com.ar/

    FER & NANI

Los comentarios están cerrados.