Haciendo maletas

Seis maletas, dos carry-on, un bolso con la laptop, mi cartera, el morral de Sofia y su osito de peluche. Ese es nuestro equipaje.

Ya mañana es el gran día, y después de la tarea casi infinita de desocupar nuestro apartamento, repartiendo muebles, cajas y otras cosas, aquí y allá; toda nuestras pertenencias quedaron resumidas en varias maletas.

La aerolínea COPA nos permite llevar dos maletas de 23 Kg y una maleta de mano de hasta 10 Kg.  Inicialmente nuestra intención era llevar solo 5 maletas medianas, todas con ruedas, para que entre nosotros dos pudieramos empujarlas hasta encontrar un carrito. Cuando nos dimos cuenta que ibamos a necesitar una sexta maleta, pensamos que después de todo, fué una buena estrategia dejar esa “holgura” en el equipaje. Así pudimos empacar practicamente todo lo que queríamos llevar sin tener que dejar nada por fuera o pagar equipaje adicional.

La tarea de empacar fué practicamente mi gran reto, mientras Fer se dedicaba a la mudanza y a entregar los muebles. Y la verdad, yo encantada, porque hacer maletas es mi parte favorita y significa que la aventura (ahora si) está a punto de comenzar!

Como ya faltan pocas horas para el viaje, me tomé un tiempito para compartirles mis anécdotas sobre cómo hice el equipaje más importante de nuestra vidas:

  • Dos semanas antes del viaje empecé a guardar cosas. Lo primero que empaqué fué obviamente lo que casi nunca usamos, pero queríamos llevar. Dejé para el final nuestra ropa y zapatos de uso diario, los cosméticos y los juguetes de Sofia.
  • Usualmente cuando viajo acostumbro guardar todo en bolsas, agrupando las cosas según varios criterios. Esto ayuda a que la maleta esté más organizada y así, si quiero sacar solamente la ropa interior por ejemplo, pues está toda junta en la misma bolsa y no hay que revolver toda la maleta. En esta ocasión, mi cuñana nos regaló unas bolsas maravillosas de empacado al vacío, que permiten guardar más cantidad de ropa en el mismo espacio y son ideales para las piezas grandes, como las chaquetas o los edredones (pero ojo, el peso final no varía).
  • Traté de llenar todos los espacios que conseguí. Por ejemplo, apliqué la típica estrategia de meter las medias dentro de los zapatos, o las bolsitas de bisutería en los estuches de los lentes de sol.
  • Antes de guardar los electrónicos o cualquier otro artículo que se deba declarar en aduana, hay que anotar las características. Me tocó deshacer un par de maletas, buscando las cajas de los teléfonos celulares para anotar sus seriales, y no recordaba donde las había metido…
  • El algún momento, se nos ocurrió hacer un “índice de maletas”, y fuí anotando mas o menos lo que metía en cada una. Pero al final, cuando me tocó llenar espacios vacíos, perdimos un poco la cuenta y hasta ahí nos llegó la iniciativa del índice. De todas maneras, no es mala idea anotar al menos dónde guardamos las cosas mas importantes, o las que necesitaremos desempacar en primer lugar.
  • Al terminar, conviene pesar las maletas y si se han pasado del peso permitido, comenzar a re-distribuir la carga. Es mejor hacerlo en casa y no tener que hacerlo en el aeropuerto.
  • Normalmente, y por sentido común, me gusta designar una maleta para cada miembro de la familia y guardar en ella su ropa, zapatos, accesorios, etc. Se me había ocurrido también guardar todos los juguetes juntos, las medicinas juntas, y así. Luego tuve el terrible pensamiento de que si se perdía por ejemplo la maleta con TODOS los juguetes no me lo perdonaría. Y Sofía tampoco. Así que empecé a distribuir! En casi todas las maletas hay pertenencias de todos, y de todo un poco.
  • Por supuesto, seguimos la recomendación de llevar en el equipaje de mano nuestros documentos personales importantes, además de los récipes de las medicinas y los formularios donde declaramos lo que llevamos con nosotros (artículos electrónicos y chucherías venezolanas).
  • Para Sofía, empacamos en su morral sus infaltables objetos de entretenimiento: videojuegos, libreta y marcadores para pintar, y su oso de peluche.

Si tuviera que hacer esto otra vez, comenzaría a empacar un mes antes y dejaría lo mínimo para la última semana. Les repito, el tiempo se pasa volando, tan así que uno queda aporreado de cansancio, y hasta despeinado y todo! Mejor hacer las cosas con suficiente antelación, porque se trata de lo que nos llevaremos para iniciar una nueva vida, ni más ni menos…. Ah! y no se les olvide empacar los recuerdos y el corazón!

Anuncios

7 comentarios en “Haciendo maletas

  1. Pingback: ¿Listos para un nuevo comienzo? | Del Calor al Frío

  2. Karla, que gusto leerte por estos lares 😉 la verdad es que es una experiencia muy bonita y tambien una gran Aventura…. yo me alegro que halla llegado bien, y que se esten adaptando a su nuevo hogar, mis mejores deseos para esta nueva etapa y se que es una cambio drastico pero un cambio de bueno a Excelente….. que rico, espero algun dia subas fotos de los hermosos paisajes que hay en Canada.
    Pdat. Ya te he agregado a mi lista de blog para estar al pendiente de tus entradas… sera un gusto leer y leer….. Felicitaciones 😉 Saludos a Titi

  3. Excelente su blog Sra. Karla, por demás súper emocionante, organizado y muy lleno de tips y consejos, le deseo todo el éxito del mundo y mil bendiciones, desde hoy este blog pasa a ser lectura oficial para mi esposa y para mí.
    Ini y Rada desde Caracas

  4. buenos dias, como siempre tus post excelentes!!!!! me contenta mucho que hayan llegado bien y aqui estaremos esperando ese primer post desde alla!!!! felicidades y exitos!! y gracias por compartir su experiencia!!!

  5. Querida Karla, Fernando y Sofia,
    Cada vez que leo las notas se me hacen agua los ojos pues describes perfectamente muchas de las cosas por las que nosotros 3 pasamos y por las que luego Luis Felipe y yo pasamos los ultimos 6 meses en Venezuela, gracias a Dios conte con el apoyo de mi Mama y el de Luis Felipe quien se porto como todo un hombre. Desde seleccionar y apartar los jugetes a llevar y a regalar hasta cargar el 2 malestas en cada aeropuerto que estuvimos, buscar los carritos de empuje y casi nada portarse muy bien a la salida de Venezuela donde nos dejaron casi 2 horas en imigracion por viajar sola con un menor, pues todo lo tenia que hacer de noche y durante los fines de semana ya que no podia dejar de trabajar porque tenia que cumplir con todos los compromisos economicos y ahorrar dolares al maximo, en vista que no fue hasta 3 semanas antes del viaje que Carlos gracias a su constante gestion consiguio un empleo.
    Vivan al maximo el viaje, disfruten desde la despedida del aeropuerto, los detalles de pasar por imigracion, recuerden todo muy bien porque estan cambiando la historia de su vida y de su familia. Ya van a ver todas las bonitas sorpresas que les esperan y nunca desmayen pues le estan regalando a Sofia algo que no tiene precio y que ella no tiene idea, desde como organizar un poryecto hasta consolidarlo, de ademas demostrarle que cualquier cosa que una se plantea es posible realizarla sin creer en los matadores de suenos y de tener la oportunidad de vivir en un Pais de 1 mundo, con seguridad y poder conseguir en el supermercado cualquier cosa que desee comprar sin limitaciones.
    De parte de nosotros 3 un gran abrazo, los queremos y recordamos mucho.
    Aira, Carlos y Luis Felipe.

  6. Buen viaje hermana ! nos vemos en dos meses dos mediante , ya vere yo como hago para arreglar nuestra vida en 4 maletas me dieron un ultimatum
    😀
    Relajense y feliz inicio de vida en Canada ! Les deseo la mejor de las suertes y mucho exito.

    Un abrazo para Fer y para ti y un besote apreditadito para Sofia.

Los comentarios están cerrados.