Es Disneylandia? No, es el supermercado!

Para los que venimos de paises con tantas restricciones en la importación de alimentos, aburridos de ver las mismas dos marcas de los mismos productos, o peor aún, productos que desaparecieron para siempre de los anaqueles desde hace meses, hacer mercado en el primer mundo es casi-casi como estar en un parque de diversiones. En cada esquina una sorpresa, miles de marcas que esperan por tí en los pasillos, frutas y verduras resplandecientes que brillan perfectas en sus mostradores… Es una experiencia que puede llegar a ser, inclusive, un poco abrumadora.

Nuestra primera vez en un supermercado canadiense fué algo que siempre recordaremos, porque así como abrir las cuentas bancarias representó el inicio de la vida “en serio”, hacer la compra de comida para nosotros fué el inicio de nuestra cotidianidad. Nos recordó que si, efectivamente, ahora vivimos aquí.

Lo primero que hicimos fué decidir a cual ir, ya que hay muchos, realmente más de lo que pensamos. Grandes, pequeños, caros, baratos, feitos, espectaculares… Walmart, NoFrills, Loblaws, Sobeys, FreshCo… al final, en casi todos se consiguen las mismas marcas y a veces, hasta tienen los mismos dueños. Para hacer nuestra primera compra grande, los amigos nos recomedaron ir a NoFrills. Es una cadena grande, tiene varias sucursales por toda la región y los precios en general son solidarios. Otro punto a favor es que se consiguen productos como la Harina Pan para las arepas, los plátanos y el queso español (spanish cheese), que es lo más parecido al queso que comíamos en Venezuela.

Así fué como llegamos lista en mano al NoFrills más cercano, y en pocos minutos ya estábamos maravillados. Mi primer momento de compradora feliz llegó cuando ví toda la variedad de vegetales y frutas, perfectamente limpios y alineados, que me hicieron pensar que era un buen momento para empezar a comer más sano y probar cosas nuevas, total, la comida también forma parte de la adaptación al nuevo país. Metí en el carrito unos cambures miniatura de Costa Rica, melocotones al natural (nunca los había probado, solo enlatados) y una auyama con forma de pera que venía de México. Para próximas compras pienso llevar arándanos, frambuesas, y cualquier otra fruta rara que se me atraviese…

A medida que fuimos avanzando en esa primera compra ibamos observando y aprendiendo varias cosas:

  • Me encantó poder encontrar de todo, y de cada cosa una gran variedad de marcas para elegir. Literalmente me desesperé tratando de decidir cuál yogurt llevar, ya que eran como demasiados tipos … al final terminé comprando una pack de 12 tarritos de sabores varios, de la marca Yoplait (familiar para mi).
  • En Canadá no se consigue normalmente la leche en polvo, sino líquida. Y ésta no viene en envases de cartón sino en bolsas plásticas. Y para poder servir la leche desde la bolsa hay que meterla en unas jarritas también plásticas. Además, la leche se viene según el porcentaje de grasa. La completa vendría siendo la de mayor porcentaje y la descremada, la de menor. Nosotros compramos leche 2% por si acaso…
  • Muchos productos vienen en tamaño grande, o en paquetes de 6, o de 12, o de 24. Así que al principio quizás haya que aventurarse comprando gran cantidad de una marca que no conocemos y cruzar los dedos para que nos guste. En la nevera tengo un galón enterito de jugo “Frutopia” que a mi hija simplemente le supo a medicina.
  • Hay muuuchos tipos de queso, aunque ninguno que nos convenza por ahora. Los que hemos probado hasta ahora son el queso español, el queso feta, el mozzarella y el havarti. Se me ocurrió comprar el cottage y no es que sepa mal…es que no sabe a nada en absoluto!
  • Venden mucha, pero mucha comida lista congelada: pizzas de todos los sabores, cenas completas, helados de todos los estilos, panquecas, tartaletas… Aqui al que no le guste cocinar tiene el asunto resuelto, solo necesita dinero y ya!
  • En esa misma tónica les cuento que las tortas que venden en el super son de-li-cio-sas.
  • Fué agradable conseguirnos el jugo de naranja con pulpa. También viene con extra pulpa y con nada de pulpa en absoluto.
  • Las carnes y aves tienen mejor sabor, aún no descubrimos porqué, pero es así. En general, muchas cosas aqui saben mejor, lo cual nos hace pensar: será porque hay más controles de calidad?
  • En casi todos los supermercados hay una sección dedicada a los alimentos orgánicos (supuestamente más sanos, pero también más costosos) y otra para vegetarianos.
  • Hay infinidad de comidas para todas las culturas, vale la pena atreverse a preparar un plato hindú, japonés o mejicano porque se consiguen todos los ingredientes.
  • Y asi mismo, hay infinidad de chucherías y alimentos procesados, así que tuvimos que mantenernos firmes ante la desición de comer más sano y comprar más o menos lo que comíamos en Venezuela. Sin embargo, no puedo negar que metimos en el carrito alguna que otra cosita no tan sana, Uds. saben, para probar…
  • Al momento de cancelar y guardar la compra, es mejor llevar tus propias bolsas, de esas reciclables. Casi todos los supermercados  las venden por máximo $1, o si prefieren también ponen a disposición cajas de cartón vacías. Todo sea por no utilizar tantas bolsas plásticas y contribuir con el medio ambiente.
  • En la primera compra gastamos alrededor de $400 porque obviamente teníamos que comprar todo de cero, incluyedo productos de limpieza y cosméticos, pero según nuestros cálculos no deberíamos gastar más de $250-300 en una compra mensual de rutina.

En general, en los supermercados canadienses hay de todo y para todos los gustos. En las primeras visitas seguiremos experimentando con las marcas y los sabores, conociendo los productos y aprendiendo a comprar de manera eficiente. Y bueno, sin perder la esperanza de tropezarnos algún día y entre tanta variedad, con nuestro añorado queso Palmita importado de Venezuela!

Anuncios

7 comentarios en “Es Disneylandia? No, es el supermercado!

  1. Pingback: ¿Listos para un nuevo comienzo? | Del Calor al Frío

  2. Pingback: De visita | Del Calor al Frío

  3. Pingback: Llegó la familia! | Del Calor al Frío

  4. Pingback: Un año en Canadá | Del Calor al Frío

  5. Pingback: Presupuesto mensual « Buscando la Hoja de Maple

  6. Hola saludos desde Colombia, realmente me gusta la manera como narras tus experiencias, podria decirte que en mi mente voy reproduciendo como una pelicula todas tus vivencias; ademas es un alisiente para mi ya que junto con mi esposo e hijos estamos preparandonos para hacer el proceso, una vez mas te felicito…..

Los comentarios están cerrados.