Regreso a clases!

Las escuelas comenzaron hace ya 3 semanas, el día después de Labor Day (primer lunes de Septiembre).  Nuestra hija estaba contando los días para ir a su nuevo colegio, feliz y entusiasmada por conocer a su maestra y a sus compañeros, y cero (léase cero) preocupada porque no hablaba inglés o porque iba a ser la “niña nueva”. Esas preocupaciones las tenía yo (en secreto) y se desvanecieron cuando la vimos tan feliz al volver a casa ese primer día, contándonos lo bien que le fué, que había hecho un par de amigas y lo linda que era su maestra.

Sofía estudia en el colegio católico que le corresponde según la zona donde vivimos. Afortunadamente, este colegio es considerado de los mejores de Mississauga y está muy bien posicionado en el raking del Frasier Institute, que es una buena referencia para saber cuales escuelas tienen un buen nivel académico en la ciudad donde hayan elegido vivir en Canadá.

La otra ventaja de este colegio es que su índice de ESL (English as a Second Language) es alto, y cuenta con un programa bien estructurado para apoyar a los niños que están aprendiendo el idioma, así que desde la primera semana Sofía tuvo una sesión personalizada con la maestra de inglés, quien revisó su nivel de lectura y escritura (en el cual salió bastante bien) y con esto diseñó una agenda de actividades para ella, que incluye una hora de clases de ESL todos los días dentro de su horario habitual, apoyo adicional de la maestra del grado 3 en el resto de las materias, y un pequeño ejercicio de escritura todos los días como tarea para la casa (…y con ayuda de los papás ;)).

El horario de escuela nos encanta. Comienza a las 8:45 am, así que podemos levantarnos un poco más tarde, desayunar en familia y luego cada quien se va a sus actividades. La hora de salida es a las 3:15pm, así que aún queda tiempo para hacer tareas y hasta para ir al parque.

A Sofia le tocó un salón de grados combinados, es decir, los niños de tercero comparten el aula con los de segundo. Aunque al principio no entendimos esta configuración, luego supimos que se trata de una metodología de enseñanza diferente e igualmente efectiva, donde todos los niños trabajan en equipo, los grandes apoyan a los más pequeños y la maestra atiende las necesidades individuales de cada uno. Si quieren saber más sobre la modalidad de grados combinados, pueden revisar la página del Ministerio de Educación de Ontario.

Una de mis mayores preocupaciones sobre el regreso a clases era la lonchera, ya que aquí los niños almuerzan en el colegio. Claro, pensando a lo venezolano, yo juraba que a Sofia la iban a lanzar al patio del colegio a mediodía para que ella se las arreglara a ver donde conseguía una banquita vacía con sombra para sentarse a comer. O peor aún, que por querer jugar con los amiguitos, ni se iba a acordar de almorzar… Pues no, el estilo canadiense, todo planificado por supuesto, consiste en que a los niños a las 11:50 les dicen “Lunch time!” y cada uno saca su almuerzo de la lonchera y regresa a su pupitre, para comer tranquilito y en silencio, supervisados por la maestra o una asistente. Por supuesto, nada de desorden y nada de compartir el sandwich o el jugo con otros niños, por aquello de las alergias. El almuerzo dura 20 minutos, después de los cuales es que salen al patio a jugar por otros 20 minutos.

En el recreo de la mañana, los niños se comen la merienda saludable o healthy snack y luego salen a jugar. Así que ahora a Sofía le ha tocado comer más fruta (que lo hacía muy poco en Venezuela), y lo hace con gusto porque vé que todos los otros niños lo hacen. En el recreo de la tarde se comen la junk snack o “chuchería”, que puede ser lo que se les ocurra, pero eso sí, “peanut free”, nada de maní, nueces, avellanas o frutos secos en general, otra vez por aquello de las alergias.

Como lista escolar, la maestra solo pidió dos cosas el primer día de clases: una caja de pañuelos de papel (Kleenex) y los zapatos indoor, que son los zapatos que el niño usará dentro del salón, y preferiblemente deben ser fáciles de poner y quitar. A Sofía le compramos unas zapatillas, pero hay niños que llevan Crocs. El colegio no exige que los alumnos vayan de uniforme, así que le compramos a Sofia ropa que pueda usar ahora y en las estaciones por venir (otoño e invierno): jeans, pantalones de pana, franelas manga larga, un par de chemises, varios sweaters con capucha, un abrigo para otoño, medias largas, impermeable y botas para lluvia. Obviamente, todo esto combinadito con muñeras, colas y demás accesorios. Esto es lo que una mamá venezolana haría, sin embargo, en los primeros días de colegio me dí cuenta que el resto de las mamás no piensa igual que yo, y parece que es normal que los niños y niñas se pongan cualquier cosa. Podría jurar que una niñita se fué en pijamas! Otros andaban en cholas, o shorcitos de verano en las mañanas más frías. Imagino que deben estar inmunes al clima, y por eso las mamás canadiense ni se preocupan por un resfriado… Yo seguiré haciendo lo que me indica el sentido común, y le meteré la gorra a Sofía en los días de más sol y el impermeable cuando anuncien lluvia!

Dentro de todo, en estas tres semanas nuestra hija se ha adaptado increíblemente rápido al sistema escolar. Todos los días llega contenta y hasta se queja de los viernes porque no quiere esperar hasta el lunes para volver a su amado colegio. Ya tienes varias amigos, su maestra la ayuda muchísimo y ha estado disponible para aclarar nuestras dudas, y además Sofía está aprendiendo inglés a una velocidad que despeluca. Ya hasta nos corrige ella a nosotros la pronunciación!

Saben que? Todo esto nos sigue afirmando que la decisión fué la correcta, que aqui es donde queremos estar, y que vamos bien…

Por cierto, hoy cumplimos 4 meses en Canadá!

 

 

Anuncios

7 comentarios en “Regreso a clases!

  1. Pingback: Un nuevo año escolar | Del Calor al Frío

  2. Pingback: Un año en Canadá | Del Calor al Frío

  3. Pingback: Emigrar a Ontario – Lo que debes saber sobre el Sistema Educativo | Del Calor al Frío

  4. Hermana ! ja ja esta muy bueno el post. Mi nena no es tan sociable como la tuya pero gracias a dios todos los dias sale del colegio con una gran sonrisa. Ayer me dijo que le gustaba mucho su colegio y que le encantaban sus maestras. Ciertamente es bastante sorprendente como se adaptan de rapido los niños. Un abrazo !

  5. karla!! que bueno que la pequeña se ha adaptado facilmente a su escuela!!! es asombroso como los niños pueden aprender a pasos agigantados!! gracias por los tips y que continuen los exitos!!!

  6. Quiero agradecer inmensamente tu nota, mi mayor temor es la adaptación de mis hijas al colegio y al idioma, sé que todos dicen que el idioma lo aprenden rápido pero el trato en el colegio… Waooo tenía mis dudas. Con esta nota me hacen reconsiderar mi decisión de lugar de destino. Muchas gracias, de corazón.

    • Que alegría que nuestro blog te sirva de ayuda. Aunque es difícil vivir la experiencia a través de otros, ojalá te convenzas de que tus hijas se adaptarán perfectamente y que hablarán el idioma tan rápido que te asombrarás. Si el colegio tiene un buen programa de ESL, y ustedes en casa están apoyándolas también, no tienes nada de que preocuparte.
      Un abrazo y mucha suerte!

Los comentarios están cerrados.