Diciembre en Canadá

familia_de_navidadVoy a hablar de mi Diciembre, el primero desde que emigramos de Venezuela. Les contaré de sus matices de alegría y nostalgia que han ido y venido a lo largo del mes, pintados de verde y rojo. El blanco anda medio fugitivo, y en la ciudad ya se comenta que ésta tampoco será una blanca navidad.

Sin embargo, tempranito en el mes nos cayó una nevada ligera que nos anunció: “Bienvenidos a su diciembre en Canadá. Aquí lo que hace es frío y más frío!”.  Ese día nos acomodamos la perolera de invierno y salimos a lanzarnos bolas de nieve en el frente de la casa.  En los días siguientes parecía como si viviéramos en una película de esas que pasan en la tele todos los años el 25 de Diciembre.  Las casas decoradas, una más espectacular que la otra, todas con su guirnalda en la puerta. Confieso que hice la mía, pero la colgué en la sala. Me da miedo que se la roben si la dejo afuera (aquí no se roban esas cosas, pero ya saben…la mala costumbre del venezolano de ser desconfiado). También descubrimos que para los canadienses, un símbolo de estatus es colocar el árbol(ote) de navidad a reventar de luces, justo en frente del ventanal de la sala, para que todo el que pase lo pueda contemplar majestuoso. En los centros comerciales se ven las familias enteras, todos bonitos, cargados con las bolsas de shopping y sonriendo felices. Un Santa Claus perfecto, de cachetes rosados y barba blanquísima, se acomoda en su sillón especial y lanza su “HoHoHo”  frente a una fila de niñitos que se quieren retratar con él y entregarle sus cartas. Por supuesto, de fondo, la musiquita navideña, de esa que se oye en las películas.

Si Canadá es un país consumista, en diciembre la cosa se pone más intensa. Para los que aún vivimos con el presupuesto ajustado, típico de los recién llegados, es importante practicar mucho yoga mental y no caer en las tentadoras ofertas. Cuando se te atraviesa una, repites 10 veces “Lo quieres o lo necesitas…” Ommmm.  También volví a confirmar que aquí siempre hay rebajas, que no por ser Navidad las cosas aumentan (oíste Venezuela, es contigo), al contrario, algunos juguetes a medida que se acerca el 25 pueden estar inclusive a mitad de precio. Recuerden que el canadiense es planificado y hace sus compras navideñas desde octubre, ya para esta época algunas tiendas están “rematando” lo que no se vendió.

Por otro lado, los adornos de navidad me parecieron costosos, sobre todo los arbolitos artificiales. Me arrepentí tanto-tanto de no haberme traído el mío. Un arbolito digamos normalito, de 1.80 mts, puede estar entre $150-$200, que si nos los quise invertir en un abrigo de invierno, no los pienso gastar en un arbolito de navidad. Fer y yo recordamos que ahora vivimos en la tierra del famoso “pino canadiense”, que en Maracaibo es una rareza, pero aquí crece como monte. Así que decidimos empezar una nueva tradición familiar y nos fuimos un sábado de principios de diciembre a comprar nuestro primer ARBOL NATURAL de navidad.  No fue tan idílico como en las películas, donde las familias van a una granja de árboles, eligen el arbolito perfecto, lo mandan a cortar y se lo llevan amarrado encima del carro. Lo nuestro fue más de ir a un Canadian Tire, seleccionar uno de la pila de árboles ya cortados y amarrados (y más económicos), pagar $20 + tax, y meterlo en la maleta de la camioneta de nuestros amigos (gracias de nuevo, Harmana Cocó).

Después nos fuimos a Dollarama y compramos $20 en adornos para el árbol, y listo. Navidad de bajo presupuesto, pero cargada de cariño y tradición: pasamos toda una tarde decorando juntos nuestro árbol en familia y oyendo las gaitas que nunca faltan en esta casa maracucha…

Y hablando de familia, eso es lo que más se extraña por esta época. Estando aqui internalizamos que la navidad para nosotros son los momentos que se comparten con la familia. Los platos navideños se pueden recrear, pero no hay como preparar el ponche crema sabiendo que el día de la cena en casa de tus padres, tu mamá y tus hermanas estarán allí para darle el visto bueno. Y que mi hermana diga con cara de picardía “está bueno, pero le falta ron”. Los regalos se pueden comprar y enviar, pero no presenciarás en vivo y directo la sonrisa de tus seres queridos al abrirlo, rompiendo el papel a lo loco “para que les den más”. Podemos poner gaitas todos los días, y cantar y bailar y enseñarle el estribillo a los niños, pero cuando miramos por la ventana y vemos los pinos o la nieve, nos acordamos  de donde es que estamos….

Todo diciembre es oportuno para reforzar el gentilicio, sobre todo para los más pequeños. Nosotros queremos que nuestra hija, entre otras cosas, mantenga el español, sus recuerdos de Venezuela y su amor por Maracaibo. No sólo es preparar las hallacas y escuchar gaitas, sino vivir la alegría que trasmite cada tradición. Lo mismo ocurre con el pesebre y la cartica al Niño Jesús, que aquí quizás comparta méritos con Santa, pero que sigue siendo el protagonista de la navidad de los niños venezolanos, donde quiera que estén.

Nuestro primer diciembre en Canadá será de esas experiencias que nunca se olvidan. Hasta ahora vamos muy bien, manejando la nostalgia de estar lejos con las nuevas vivencias que se mezclan entre el invierno y un arbolito que exige que lo rieguen todos los días. Navidad en Canadá no es tan diferente después de todo, porque la verdadera Navidad se celebra en cualquier parte y desde el corazón.

(imagen: Namary De Rosario)

Anuncios

5 comentarios en “Diciembre en Canadá

  1. Pingback: Diciembre y sus tradiciones | Del Calor al Frío

  2. Bueno querida hermanita gracias a dios el balance de todo lo logrado en este corto tiempo de estadia en Canada ha sido positivo y seguira siendo mejor cada dia. Ciertamente en esta epoca uno añora mas la tibieza de los seres queridos en especial a los padres pero cuando se quiere de verdad las distancias son cortas de corazon a corazon. Les deseo una Feliz Navidad y que el nuevo año sea muy prometedor en todos los aspectos posibles para todos.

    Un abrazote muy apretadote de parte de todos nosotros

    Lis

    • Querida Liss, gracias por ser mi familia en Canadá.
      Gracias por estar en mi casa en Navidad.
      Gracias por estar siempre.
      Abrazos apretados para tí también.
      Karla.

  3. Hola chicos como estan!!
    Que alegría leerlos, saber de su vida.
    Siempre me plantee la idea de lo que uno genera cuando escribe en un blog que leen miles de personas, quizás algunas pasen de manera indiferente…pero una gran mayoría nos mimetizamos con los sentires de quien vuelca sus sentimientos, experiencias y pensamientos en un espacio virtual. Muchas veces uno se pone en el lugar del otro a la distancia, aun sin conocernos personalmente…y comparte sus vivencias de manera personal.
    Cada vez que leemos sus notas nos da gusto primero saber que estan bien, y luego ver como van evolucionando, desde las cosas simples, hasta las emociones.
    Sé que es una fecha importante las fiestas, más allá de las creencias o descreencias, es un momento familiar, y el año nuevo de auto análisis en el que cada uno hace un balance interno de su vida….y proyectos.
    Nos encanta como escribís, se ve en tus palabras la transparencia, y creo que es como un duelo, al menos el 1° año uno va sorteando obstáculos en cada fecha importante: cumpleaños, fiestas, aniversarios, etc….y camuflandote con tu nueva sociedad para no quedarte en el recuerdo.

    Queríamos enviarles un abrazo muy fuerte y los mayores deseos de que comiencen el 2013 a full, con alegría, felicidad y salud!.

    Besos, desde Neuquén, Patagonia Argentina.

    http://ferynanicanada.blogspot.com.ar/

    • Fer y Nani,
      Atesoro sus lindas palabras, muy acertadas al describir cómo vamos viviendo el primer año los que emigramos. Hay que ir soltando poco a poco los apegos, más no los recuerdos. Hay que permitirse sembrar nuevas tradiciones en el nuevo país, hacer hogar y hacer vida. Total, para eso fué que vinimos.
      Lo importante es no olvidar los valores, eso se los lleva uno en la maleta y representan lo que podemos ofrecer al entorno donde elegimos estar.
      Sé que ustedes muy pronto estarán viviendo también todas estas experiencias.
      Les envío un abrazo muy grande, deseando que hayan pasando una hermosa navidad y que el nuevo año esté lleno de sorpresas maravillosas para ustedes!
      Besos venezolanos, desde Mississauga-Canadá!

Los comentarios están cerrados.