Llegó la nieve

llegolanievemain…o el invierno, que es lo mismo!

Aquí en Canadá no se puede hablar muy duro porque el clima te puede escuchar y cumplir cualquier deseo por pequeñito que sea. El 24 de diciembre, mientras cenábamos con nuestros amigos, comentamos sobre la esquiva blanca navidad canadiense. Al parecer, desde hace varios años, la nochebuena ha sido cero nieve (sólo frío) y a los canadienses eso no les ha hecho mucha gracia.  Sin embargo, ya varias semanas atrás nos enteramos que había estado nevando en otras ciudades, hasta en la misma Toronto, aquí al ladito. Pero en Mississauga nada que ver… Incluso, mi amiga Lissette decidió estrenarse sus botas en Navidad porque se cansó de esperar por la nieve que no llega. Hasta que a alguien se le ocurrió decir “Pero bueno! Será que en este pueblo nunca va a nevar?” Está bien…ese alguien fui y yo. Yo y mi impaciencia. Yo y mi gran boca.

Esa misma noche, ya cerca de las 12 am comenzó a caer un light flurry o nievecita de esa chiquitica que enseguida se derrite. Al día siguiente ya no había nada… Pero día y medio después, justo cuando los canadienses andaban de lo más entretenidos gastando los cobritos en su Boxing Day, empezó a nevar y a nevar y a nevar y a nevar y a nevar… Y el resultado fue éste:

llegolanieve

La primera gran nevada del invierno.

Supuestamente, lo que cayó no fue normal, ni para la época ni para la zona. Es decir, 15 cm acumulados de nieve en Mississauga, a finales de diciembre, no son normales. No se asusten. No es que nieva así todo el tiempo.

Sea como sea,  esa mañana al abrir la ventana nos encontramos con esto:

llegolanieveventana

llegolanievebalcon

Saltamos de la cama, desayunamos flash y, pensando que se derretiría pronto, nos alistamos para lanzarnos de chapuzón en esa piscina blanquita que rodeaba toda nuestra casa y que literalmente borró los límites entre acera, jardines y carreteras. Además, en mi mente tenía planeadas varias cosas: tomar todas las fotos del mundo, hacer nuestro primer snowmen,  comprobar que lo que compramos para usar en el invierno de verdad funciona, pero sobre todo, ver a mi hija cumplir su sueño de jugar en la nieve. Bueno lo admito, ese era nuestro sueño también.

Después de varias capas de ropa y casi 2 horas de estar afuera, les puedo decir que esta primera nevada fue súper divertida y nos permitió estrenar el invierno como debe ser.

Lo que hicimos:

  • Caminar y caminar…  sólo por la novedad de sentirnos hundidos hasta la rodilla en nieve.
  • Un muñeco de nieve chiquitico, pero lindo. Y decorado con accesorios de Sofía. Por eso mi amiga Ingrid lo bautizó “Snowgirl”.

snowgirl

  • Sofía también hizo dos angelitos, el primero le salió choreto y ya el segundo le quedó mejor.
  • Fer sufrió al ver su carro todo blanco, y se dedicó a limpiarlo y quitar el muro de nieve que lo rodeaba . Luego le rezó a todos los santos antes de prenderlo, pensando que iba a ser causa perdida. El carro prendió a la primera, como si nada. Carro rodado en Canadá, qué les puedo decir…
  • Tomamos todas las fotos que el frío nos permitió (gracias Fer por regalarme los guantes para pantallas táctiles).
  • Descubrimos que la nieve y la arena se parecen: pueden tener la misma consistencia, hay que sacudírsela, se cuela por todas partes…

Hoy también nos enteramos qué pasa con las vías cuando nieva. La alcaldía envía a las cuadrillas para que despejen las carreteras principales, luego las residenciales y por últimos los pasos peatonales y paradas de autobús. A nuestra calle llegó la cuadrilla después del mediodía, a despejar primero con una barredora, luego con palas, y finalmente con sal.  Por supuesto, si algún vecino quiso salir más temprano caminando o en el carro, le tocó palear nieve y lanzar sal. Uno que otro usó su propia sopladora.

Agradecimos tanto-tanto que esta primera nevada ocurriera en plenas vacaciones. Pudimos disfrutar la experiencia, al principio con algo de miedito por ser la primera vez. Pero luego perdimos la noción del tiempo, porque realmente la estábamos pasando muy bien. Hasta aprendimos a hacer un muñeco de nieve (que no es tan fácil como parece).

Nunca sentimos frío, así que supongo que supimos elegir nuestra ropa de invierno. Estábamos felices, así que supongo que supimos elegir un buen lugar para vivir.

Invierno… Quién dijo miedo?

Anuncios

5 comentarios en “Llegó la nieve

  1. Pingback: La nieve y su lado feo | Del Calor al Frío

  2. Pingback: Un año en Canadá | Del Calor al Frío

  3. Increíble!! Me encanta el muñeco de nieve, está muy cool… Y la nieve en las barandas parece decoración y todo jaja… Buenísimo el post, luego me ayudarán a escoger mi ropa de invierno jeje… Saludos!

    • Seguro que sí! Aquí te asesoramos con la ropa abrigada y con los tips para que no te congeles cuando haga -14C y tengas que tomar el autobús… 😀
      Gracias por visitar el blog!
      Un abrazo.

  4. Jajajajaja… Que pavo…. el muñeco o la SnowGirl como la bautizaron les quedó muy bien… no parece que fuera dificil… jejejeje…. faltó la foto de los angelitos que hicieron en la Nieve…. :-/

    Me alegro mucho por ustedes… esas experiencias son unicas y magicas… sigan disfrutando de su primer Invierno!! 😀

Los comentarios están cerrados.