Una artículo sobre los niños y la política

ElNac_polarizaciónenniños

Hace un par de días me contactó una periodista del diario venezolano El Nacional, solicitando mi testimonio para un artículo que estaba preparando acerca de cómo los niños y adolescentes de Venezuela se han visto afectados por el clima político, el cual ha ido escalando en una situación particularmente tensa en estos últimos meses, sin que se vislumbre una solución en el corto plazo. La periodista se mostró interesada en una anécdota en particular que viví con mi hija en relación a las elecciones presidenciales del pasado 14 de Abril, las cuales precisamente siguen en el ojo del huracán. Como la noticia no fué publicada en el sitio web del periódico, pueden leerla haciendo click en la imagen de la edición impresa que la periodista tuvo la cortesía de enviarme.

La pregunta principal fué:  ¿Cómo manejan el tema político de Venezuela con su hija?

Mi respuesta:

Después de emigrar a Canadá en Mayo del año pasado, pocas veces se tocaba el tema político en nuestras comunicaciones telefónicas o vía skype con la familia. Pero a partir de las elecciones de Octubre 2012, el clima de zozobra e incertidumbre fué como arropando a todo el mundo, inclusive a los que siempre quieren estar ajenos a la política. En este grupo nos incluimos mi esposo y yo. Nunca nos ha gustado mucho hablar del asunto, ni estando en Venezuela ni aquí en Canadá. Sin embargo,  desde principios de este año es imposible dejar de comentar una que otra cosa, y siempre tratamos de hacerlo a puertas cerradas y sin que Sofía nos escuche. Pero los niños son muy perceptivos y ella sabe de cierto modo que algo está pasando…

Unos días antes de las elecciones, escucho que mi hija estaba conversando por teléfono con su abuela (mi mamá), quien le comentó que el 14 de abril se efectuarían las elecciones presidenciales y que había dos candidatos. A ella inmediatamente le gustó el candidato que apoyaba su abuela y al colgar me dijo que teníamos que votar por él. Además, me lo dijo como si no fuera la primera vez que escuchaba nombrarlo.  Yo me pregunté, ¿dónde había escuchado anteriormente su nombre? ¿Seríamos mi esposo o yo, que sin querer lo mencionamos pensando que ella no nos estaba oyendo? ¿Sería algún amiguito venezolano que a su vez lo escuchó de sus papás? …o de su abuela? Lo cierto es que ella tomó una posición de inmediato: automáticamente le gustó ese candidato, porque era el que le gustaba a su abuela. Eso confirma que los niños son empáticos con los adultos que admiran y buscan imitarlos. Como padres nos toca tener eso presente, como familia debemos dar el mejor ejemplo, ya que somos un punto de referencia para ellos.

El día de las elecciones, por una cosa u otra, no nos conectamos con nuestra gente  y tampoco nos reunimos con otros venezolanos. Como no pudimos votar aquí en Canadá, decidimos pasar el domingo en casa, siguiendo el proceso a través de las redes sociales. Fuimos discretos con la situación para no transmitirle a Sofía nuestras emociones. Ella tampoco recordó lo conversado con su abuela, ni mencionó nada sobre elecciones o candidatos.

Pero hace un par de días, cuando pensábamos que ya se le había olvidado el asunto, me preguntó de repente: ¿Mamá, que pasó por fin? ¿A quién eligieron de presidente?

Traté de que mi explicación fuera lo más breve y sencilla posible, esperando cambiar rápidamente de tema. Pero cometí el error de mencionar la palabra “fraude”. Una palabra desconocida para ella y por supuesto preguntó su significado. “Fraude es algo así como cuando alguien hace trampa en un juego”. Aquellas palabras la hicieron reaccionar fuertemente: “¿Qué?! ¿Que hicieron trampa? No entiendo Mamá, no entiendo como pueden hacer trampa, son unos pasaos!”. Lo que puedo interpretar es que ella, desde su visión de niña de 8 años, espera que estos dos señores, quienes están compitiendo para llegar a tener un cargo tan importante y majestuoso como el de Presidente de un país, sean señores serios, responsables, incapaces de hacer trampa. Con mi explicación, esa imagen se le cayó y terminó obviamente molesta y decepcionada.

Nuestra posición como familia emigrante seguirá siendo la misma: vamos a mantenernos al margen del tema político todo lo que nos sea posible. Es una decisión que tomamos pensando también en nuestra adaptación aquí. Particularmente, me ha afectado y desgastado los últimos acontecimientos y he preferido limitar el contacto diario con ese tipo de noticias y comentarios. Además, lo que quiero transmitirle a mi hija es lo bonito de Venezuela, la buena vibra y el entusiasmo que nos caracteriza. Que crezca asociando a su país con cosas lindas, con familia y alegría. No con señores que hacen trampa para llegar a ser presidentes.

Anuncios

3 comentarios en “Una artículo sobre los niños y la política

  1. De acuerdo con Carlos Romero, respeto las decisiones de cada quien, pero a estas alturas evitar el tema politico es comportarse como el avestruz… Estando aqui como estando alla en Venezuela…

  2. Respeto tu posicion pero no la comparto, no veo lo malo en que los niños sepan de politica, como tambien deben saber de sexo, drogas, racismo, etc sobre todo en este pais, Canada. Otra cosa es ponerlos a marchar o llevarlos a una concentracion, pero creo que a los niños no deben escondersele las cosas, porque como tu bien dices ellos son curiosos e intuyen las cosas y sino somos nosotros quienes se las expliquen, lo van a averiguar en la calle, y eso no solo aplica en la politica (que me parece un tema realmente inofensivo y mucho mas considerando la distancia que los separa de la realidad politica venezolana) sino sobre los temas q mencione anteriormente. Aparte que si mencionaste la palabra fraude es porque crees que uno de los candidatos fue victima de ello, por lo que considero pertinente explicarle la diferencia entre cada uno de los candidatos, para que no le quede esa imagen de que los dos son unos tramposos, ya que el fraude aplica para todos aquellos que nos sentimos engañados, incluso habiendo votado o no (como es nuestro caso). Venezuela tiene cosas muy buenas, pero si nuestros hijos no saben la realidad de su pais, como les vas a explicar el dia que vayan de vacaciones,por ej. que no pueden salir como lo hacen aqui en Canada. Pienso que no hay nada mas patriotico y venezolano que inculcarles un sentido democratico y la importancia del momento que vive nuestro pais. En fin, es lo que pienso, pero repito, respeto la manera de pensar de cada quien y asi mismo cada quien cria a sus hijos como mejor le parece. Saludos.

  3. Hermana me siento gratamente sorprendida por este articulo y muy orgullosa de tus dotes de escritora, te felicito por el post y por la reseña de tan importante diario en nuestro pais. Mis felicitaciones ! Un abrazo !

Los comentarios están cerrados.