Inundación en Toronto

Las noticias por estos lados poco tienen que ver con la delincuencia. Más bien, el protagonista estrella es casi siempre el clima, al que le encanta robarse los titulares. Apenas hace un mes, las inundaciones que dejaron un gran caos en la ciudad de Calgary, Alberta y algunos pueblos vecinos nos mantenían a todos pegados del televisor y las redes sociales. Era difícil imaginarse todo el downtown de una metrópoli como esa bajo las aguas. Pues anoche le tocó a Toronto y sus suburbios, entre los cuales se cuenta el mío, Mississauga.

A eso de las 5pm miro por la ventana, con la intención de llevar a mi hija al parque, y me consigo con una nube muy negra amenazando con descargar su furia sobre nosotros y decido más bien sentarme a escribir. Me desconecto del mundo, mientras afuera empiezan a caer algunas gotas, pero no pasa de ser una lluvia mas bien ligera. Una hora después me asomo a Twitter para descubrir que la nube descargó su furia en otra parte: Toronto. Ya en ese momento, la ciudad estaba colapsada, varias autopistas bajo las aguas y un tren lleno de gente atrapado en la mitad de todo aquello. La única manera de sacar a sus pasajeros, varias horas después, fué en balsas de la Marina.

No tardó mucho en fallar el servicio eléctrico en mi casa. La cuenta twitter de Enersource (@enersourcenews) decía que el corte era en el 80% de Mississauga, que sus sistemas terrestres y subterráneos están afectados y que el servicio volverá más o menos a media noche. Me acuerdo que en Venezuela eso es cosa cotidiana, pero aquí, que se vaya la luz no es tan normal y casi siempre tiene que ver con tormentas (lluvia o nieve). 

Seguí leyendo Twitter y encontré cada vez más muestras del caos en mi ciudad, Toronto y otras ciudades del GTA. Parece que esta tormenta se portó muy, pero muy mal, y todo lo hizo muy rápido.

Ante todo eso, me sigo sorprendiendo de la organización canadiense y como manejan este tipo de emergencias:

* Cuando un semáforo de la ciudad se apaga, los conductores inmediatamente asumen que se convierte en una intersección de 4 pares. Los carros van pasando por turnos, comenzando por la derecha y en sentido de las agujas del reloj, todos respetando el pare inmaginario. Civilizadamente.

Policías, bomberos y otras cuerpos de rescate responden con premura y trabajan conjuntamente, al mismo tiempo que mantienen informados a los ciudadanos a través de los medios de comunicación y redes sociales. Es de admirar su trabajo coordinado, siguiendo los procedimientos existentes para estos casos de emergencia. Lo hacen tan bien, que luego la gente les agradece públicamente su labor.

* Los alcaldes salen de la comodidad de su despacho, a trabajar en la calle, a ayudar a la gente. Aunque el de Toronto no es muy popular últimamente, ayer se bajó de su carro a dirigir el tráfico en mitad del caos de la hora pico

* Más que nunca las redes sociales apoyan las comunicaciones  Muchos servicios se vieron afectados por la falta de electricidad y las inundaciones. Por ejemplo, el sitio web del Pearson Airport estaba caído porque los servidores se mojaron y siguieron dando avances de la situación través de la cuenta de su cuenta de twitter (@TorontoPearson). En estos casos tener batería en el smartphone sirve de mucho para poder enterarse de las noticias y compartir lo que ocurre en la calle. Muchas de las fotos que acompañan este post fueron enviadas vía twitter e Instagram a las oficinas de periódicos y canales de TV.

Además de las autoridades y cuerpos de seguridad, la gente se solidariza, prevalece el espíritu amable y todo se resuelve dentro del mayor civismo.

Hoy tengo que agradecer de nuevo estar en ese país. Esta mañana comentaba con una amiga lo que pasaría si esto mismo ocurriera en Venezuela. Lamentablemente, el saldo sería mucho peor… Mientras tanto seguimos pendientes de las noticias, rezando para que una tormenta como esa no regrese y que Toronto y sus suburbios puedan volver a su normalidad canadiense.

Anuncios

3 comentarios en “Inundación en Toronto

  1. El problema es que los valores cívicos son prácticamente inexistentes. Es normal que cuando ya estas por irte, te fijas en todos los detalles que tiene tu ciudad, que te desesperan, y pareciera que se han acrecentado, pero lo cierto es que cada vez te vuelves mas intolerante a ellos. Precisamente hoy iba a mi apartamento (En el Milagro) en la hora de almuerzo, y voy en mi canal cuando me consigo no con 1, sino como con 50 carros de frente, tragándose la flecha unos 100mts para cruzar a mi derecha en una intersección. Al parecer cruzar en el semáforo 200mts mas allá era muy difícil para ellos…Y uno pensará, Ah seguro son carritos por puestos??, pues eran desde carritos por puesto hasta camionetas lujosas. Osea que lo que debio ser un tranquilo trayecto para almorzar con mi esposo, se convierte en el momento de mas estrés en mi día. Pero en fin, uno de los tantos cambios que buscamos en Canadá.

    Karla gracias siempre por compartir tus experiencias. Me alegra que puedas disfrutar de los buenos servicios que ofrece ese país aun en las peores condiciones. Espero que todo termine de resolverse pronto y que los daños que haya dejado esa tormenta sean fácilmente recuperables.

    Saludos.

Los comentarios están cerrados.