De visita

cntowerSi mis posts este mes han estado escasos es por una buena razón: parte de mi familia nos está visitando en Canadá y ese privilegio merece toda nuestra atención. Gracias a que sus visas de turista tardaron en ser aprobadas, su viaje de verano ahora coincidirá con el otoño. Estarán aquí para deleitarse con la época maravillosa del año en la que este país va cambiando de colores y se pone cada vez más frío.

Además de tenerlos con nosotros y consentirnos con su cariño y compañía,  que la familia nos visite nos ha hecho volver a mirar nuestro entorno desde la perspectiva del turista que viene de una cultura como la venezolana. Como sabemos que las comparaciones son inevitables y van a estar  presentes durante toda la estadía, me pareció interesante tomar nota de sus primeras impresiones al llegar aquí. Cosas que a nosotros mismos nos impresionaron y que ahora nos parecen lo más normal del mundo:

* El orden y civismo de la vida en Canadá y por supuesto, la amabilidad canadiense.

* Que usar el cinturón de seguridad sea más que una obligación, una costumbre.

* Que el peatón tenga la prioridad y el derecho de paso.

* Los supermercados repletos de comida, y que de cada cosa haya mucha (o demasiada) variedad.

* Que los carros vayan siempre con las luces encendidas.

* Que las tiendas cierren tan temprano.

* La paciencia y el esfuerzo que hacen para entenderte, aún cuando no hablas inglés.

* Que parece que hubiera más asiáticos que canadienses.

* Que nadie se te queda mirando en la calle.

* Los jardines y aceras limpiecitos y bonitos.

* El reciclaje en casa como algo cotidiano.

* Que los niños dejan sus bicis en el jardín y nadie se las lleva.

* Que todo es más caro que en los Estados Unidos.

* Y aún así, que todo sea tan barato comparado con Venezuela (aún cuando multipliques cada $ por el cambio paralelo).

Nuestros paseos turísticos con la familia han incluido los sitios de costumbre: Niagara Falls, el city tour por Toronto, el castillo de Casa Loma, el Harbourfront y el imperdible juego de béisbol en el Rogers Centre Stadium. Pero también quisimos llevarlos a otros lugares especiales para nosotros, como el parque aquí cerca donde nuestra hija juega, la biblioteca pública, el centro comercial que frecuentamos, nuestro restaurante favorito y hasta los supermercados. Porque son los sitios que forman parte de nuestra vida cotidiana. Y esa vida es la que ahora podemos compartir con ellos, así sea por unas pocas semanas. Los paseamos por nuestro primer vecindario para decirles “aquí fué donde vivimos los primeros meses”. Los montamos en el tren que tomaba mi esposo para ir todos los días a su trabajo en Toronto. Los llevamos al primer parque que visitamos en Mississauga, el que tiene un lago hermoso, muchísimo verde y donde dijimos aquella vez “a Mamá y Papá les debe encantar caminar por aquí, tenemos que traerlos”. Cumplimos aquel deseo. Caminamos otra vez por ese parque, pero esta vez con ellos.

Cuando se tiene a los seres queridos de nuevo tan cerca, después de extrañarlos por tanto tiempo, uno lo que quiere es mostrarles todo, la película completa, con final feliz incluido… ¿Cuántas veces como emigrantes hemos soñado con ese momento? Orgullosamente enseñarle a nuestra familia lo que hemos logrado aquí, lo que somos ahora. Cómo la experiencia de emigrar nos ha cambiado ‘para mejor’. Es un anhelo que nos ha motivado desde el principio y nos da fuerzas para luchar contra la inevitable nostalgia.

Que más allá de los logros materiales, sepan también que ahora nos sentimos más estables y tranquilos, rodeados de esa calidad de vida que vinimos a buscar. Que todo lo bonito que les contamos por teléfono de verdad existe y que pueden regresar a Venezuela con la satisfacción de saber que aquí somos felices.

Y que después de todo, no estábamos tan locos al dejar aquello atrás para empezar de cero una nueva vida en el país más frío del continente…

Anuncios

17 comentarios en “De visita

  1. Pingback: Agradecida | Del Calor al Frío

  2. Buenas estoy en Venezuela y quisiera tramitar todo lo antes posible…. por casualidad habria alguna empresa que aqui en Caracas se encargue al respecto y asi saber que estoy enviando todo correctamente .. Por favor me podran responder a mi correo personal ya que nose como entre en esta pag. La cual me parece super interesante …llevo horas leyendo todo ….

    A la espera y muchas gracias de antemano

  3. Pingback: Un año que viene y otro que se va | Del Calor al Frío

  4. Pingback: Lecciones de la primera despedida | Del Calor al Frío

  5. Hola Karla, soy un proximo emigrante y me alegra que estes retomando el blog.. Me gustan micho tus articulos y de pana que con este me identifique demasiado, hasta se me aguaron los ojos jejeje.. Les deseo lo mejor a ti y a tu familia, un abrazo!

    • Gracias Fred! Aunque ya la visita casi está de regreso, han sido unas semanas muy bonitas y nos quedarán los mejores recuerdos. Seguramente te tocará vivirlo también cuando emigres.
      Un abrazo!

  6. Tiempo sin pasar (hoy me escape 😉 ) , todos los post estan excelentes como de costumbre querida amiga ! Y me alegra mucho el tiempo que debes estar invirtiendo con la familia, eso es oro en polvo. Un gran abrazo !

  7. Ya veo por que me tienes abandonada!!! me alegro mucho Karla que hayas disfrutado la visita de tu familia. Ya hacen falta tus posts aqui, espero poder seguir leyéndote.
    Un abrazo

  8. It’s funny, my mother (totally different background and 100% non-Latina!) noticed the same things, i.e. how clean Canada was, the stores closing late, etc.

    All in all, I think visiting Canada in the fall is better than in the summer!

  9. Hola hija bella! Qué descripción tan emotiva sobre la visita de la familia de Fer, y para ellos también debe ser una experiencia inolvidable al ver todo lo bueno que han vivido y como se han adaptado sin muchos traumas a un país donde el bienestar de sus habitantes es lo primordial. Mis saludos a todos y sigan disfrutando de su presencia.

    • Mami querida, gracias por escribirme! Los tuve en mente todo el tiempo mientras hacía este post, pensando en cuando nos visiten ustedes también e igualmente llenarlos de mucho orgullo. Tu nieta ya está pensando en todo los parques a los que te quiere llevar. Hasta descubrimos uno con hamaca incorporada para Papi. 😉
      Un abrazo, los quiero mucho!

  10. Karla, me conmoviste hasta los huesos, me encanta esta entrada y se me salieron las lagrimas de compartir el sentimiento que trasmites. Cuando las palabras son sinceras llegan siempre al corazon de quienes las leen. Gracias por compartir tus experiencias, disfruta al maximo a tu familia.

  11. Que sentimiento me ha dado el leer este post, la verdad es que algo así me imaginé que por andar felices con la familia debían ausentarse un poco de la tecnología, aunque por ahí he visto que de twitter cuesta despegarse. Que felicidad de tus familiares ver como tu dices que ustedes están bien, creo que todos nos alegramos cuando a un familiar le va bien, es la satisfacción más grande. Yo no puedo ni imaginarme cuando esté por esa etapa, he notado que en “poco” tiempo se han integrado muy bien a la nueva vida eso me motiva cada día más y más en seguir la ruta que nos hemos trazado con mi familia.
    Muchos saludos y saludos a tu familia, que todos esten bien y esperamos que no te ausentes en el blog que a todos nos gusta leer las experiencias de “allá arriba”

    • Gracias Erick! Por leernos y tener paciencia mientras consigo el tiempo para escribir. Por supuesto es más fácil “tuitear” algo desde el smartphone, pero sentarse a escribir un post completo es otra cosa… Cuéntame, como van tus planes de migración?
      Saludos!

  12. Que alegría Karla… de verdad estoy muy feliz por ustedes… Exitos y que Dios los bendiga! Saludos a Mi Brother…! 😉

Los comentarios están cerrados.