La nieve y su lado feo

lanieveYa les he contado que no hay nada más relajante que ver nevar. Además, la nieve cae en silencio, calmadita, no con el estruendo de un palo de agua que viene con el escándalo de truenos y goterones que golpean techos y ventanas. La nieve y sus tormentas caen en “mute”.

Acostumbrados en ver la nieve en las películas, asociamos los paisajes invernales con una belleza prístina y brillante, copos de nieve simétricamente perfectos, mantos inmaculados sobre los techos de las casas. Cuando deja de nevar, y si hay suficiente nieve como para que se acumule y suficiente frío como para que no se derrita, todo queda hermosamente cubierto de blanco y es tal cual como lo vemos en las películas. Es cuando provoca enfundarse en el traje de astronauta invierno y salir a dar una caminata para hundirse en la nieve, literalmente.

Si todo aquello ocurre durante el fin de semana, es perfecto porque uno puede tomarse el tiempo de disfrutarlo. Los niños juegan en el parque o el patio de la casa, construyen el snowman y hacen guerra de bolas de nieve. Papá se dedica a hacer el vigoroso y muy exigente ejercicio de palear toda la nieve que obstruye la salida del carro y la entrada de la casa. Mamá los mira desde la ventana con una taza de chocolate caliente en mano… (no es que esa sea yo).  Esta bien, rectifico: Mamá se enfunda en abrigos y botas para salir a disfrutar también y tomar muchas fotos. Luego se reúnen familia y amigos y todos se van a la colina (tobogganing hill) más cercana a lanzarse en trineo y revolcarse en la nieve interminable. Ejercicio, muchas fotos, diversión y todos felices.

Pero cuando la nevada cae durante la madrugada de un día de semana, a la mañana siguiente toca enfrentar la realidad: en este país de primer mundo la vida no se detiene por unos cuantos copitos. Si así fuera, nadie hiciera nada nunca. Simplemente hay que estar pendiente del pronóstico del clima y levantarse un poco más temprano. O levantarse a la misma hora, asomarse por la ventana y al descubrir que tu carro debe estar en algún lugar debajo de aquella masa blanca en la que se transformó tu calle, te tocará ponerte las pilas si quieres llegar a tiempo al colegio y trabajo, ya que primero tendrás que palear. Sin contar con el tiempo adicional que toma meterse en las 5 capas de ropa y las botas de astronauta.

slushDespués de varios días nevando en forma intermitente, el sol o la lluvia aparecen de repente, suben un poco las temperaturas y transforman el blanco inmaculado del invierno en otra cosa menos agradable: la nieve se derrite, se encharca, se ensucia. Se convierte en algo muy feo que aquí se conoce como “slush”, que nos recuerda que debajo de la nieve estaba el sucio de la ciudad que ahora regresó para ensuciarla a ella también. Las calles y aceras pasan del blanco a marrón. Caminar en ellas se convierte en deporte de aventura, que requiere cambiar el pasito tun-tun por uno que parece más una marcha…para que no acabe en resbalón.

Volvamos a la nieve blanquita y ¿limpia?. Esto último ahora lo pongo en duda. Resulta que la nieve va dejando una especie de residuo blanquecino sobre las cosas. Al principio lo notamos más que todo en los zapatos, las alfombras y el piso. Eso nos hizo pensar que se trataba de la sal que usan en la ciudad para deshielar las vías. Luego vimos como fué cubriendo todo nuestro carro, especialmente las ventanas. También estaba en nuestra ropa. Aún no sabemos a ciencia cierta de qué se trata, pero definitivamente la nieve “mancha”.

Y se derrite, y se vuelve a congelar, y se transforma en hielo. Y en lugar de caminar, toca patinar. Y los que van conduciendo saben que en el asfalto, esa capa de hielo se conoce como “black ice” (hielo negro) que no se ve, por lo cual se hace bastante peligroso y ocasiona que los carros se deslicen y pongan a prueba las destrezas de manejo del más experimentado. Con razón es que las autoridades lo dicen muy clarito: “Si Ud. no está preparado para manejar en invierno, no salga. Representa un peligro para los demás y para sí mismo.”

Aaah… la nieve. La amamos, le tememos. La esperamos con ansias, la recibimos con alegría y al cabo de un mes o menos, ya estamos cansados de ella y queremos que se vaya.

Pero… que sería del invierno sin la nieve, y de Canadá sin su invierno?

 

 

 

Anuncios

8 comentarios en “La nieve y su lado feo

  1. Graaaciaaasss!! una última pregunta, varios zapatos ni pensarlo, verdad? solo las botas de invierno que compre allá, cierto??

    • Mayra, disculpa que olvidé hablarte de los zapatos! La verdad es que con frío y nieve, lo más que podrías traerte son zapatos deportivos. Lo digo porque la suela te da cierto agarre en el hielo, pero no te cubren mucho del frío. De resto, nada de sandalias o zapatillas tipo flats, mucho menos tacones. En las casas normalmente se está en medias o descalzo, y en los lugares cerrados puedes cambiarte las botas de invierno por zapatos normales si gustas, pero tendrías que andar con ellos encima para todas partes.
      Saludos!

  2. Hola Karla, primero que todo felicitaciones por tu blog, está muy informativo. Segundo, te quería hacer una consulta: estaré en Calgary a partir de la semana próxima, por unos 3 meses, y quisiera saber que me recomiendas llevar de ropa normal, entendiendo que la de invierno la compraré allá. Gracias y Saludos!!

    • Hola Mayra!
      Como “ropa normal” puedes traer: franelillas o franelas sin mangas, que las puedes usar como primera capa. Franelas o blusas manga larga o sweaters finos, para usar como segunda capa. Si tienes algún abrigo grueso o con capucha, puedes usarlos como tercera capa. Los jeans los puedes usar con ropa interior térmica debajo (long johns). Las bufandas finitas, que en Venezuela llaman equivocadamente “pashminas” pueden servirte para usarlas en días no muy fríos.
      Puedes traerte tus medias de algodón, pero para usarlas dobles con medias de lana o térmicas. De resto, no se me ocurre más nada.
      Espero haberte ayudado y que disfrutes tu estadía en Canadá!
      Saludos.

  3. Hola Mira en enero vamos para New York y queremos ir a canada . Podemos solicitar la visa personalmente en Washington ? De no ser possible Lo otro es ver si nos puedes ayudar para solicitarla y te pagamos el servicio

    • Luz Marina,
      Mi sugerencia es que solicites la visa de turista a Canadá con antelación a tu viaje. Es posible que la Embajada de Canadá en Washington no esté recibiendo este tipo de solicitudes, ya que para ello existe el proceso online y los centros de recepción (VAC) en cada país. Si deseas recibir mi asesoría, con mucho gusto de puedo ayudar. Escríbeme a delcaloralfrio@gmail.com y conversamos los detalles.
      Saludos!

  4. Pingback: Tormenta de hielo | Del Calor al Frío

  5. Exacto, muy buena observación acerca de la nieve… Si bien es cierto la nieve es extraordinaria e increible, pero también lo es peligrosa y he allí el dicho “nada es perfecto” – Saludos!

Los comentarios están cerrados.