Tormenta de hielo

frozentree2Hace un par de días leí que el pronóstico para el fin de semana era “freezing rain”. No pude evitar imaginarme literalmente lluvia congelada, trocitos de hielo tipo granizo cayendo del cielo.

Después de la última gran nevada que dejó toda la ciudad cubierta de blanco, me pareció extraño que lo que viniera a continuación fuera lluvia. Ideal para derretir y lavar un poco la nieve que ya empezaba a pintarse de marrón, pensé.

Pero aún teniendo año y medio en Canadá, nos queda mucho por aprender sobre su clima, siempre lleno de sorpresas. Ya se me está haciendo costumbre asomarme por la ventana en la mañana para encontrarme con una nueva. La más reciente: mi patio lleno de esculturas de hielo en forma de árboles. Cada rama, cada hoja, cada centímetro de acera, la cerca del patio, los carros, semáforos, señales de tránsito. Todas las cosas, grandes o pequeñas, cubiertas por una gruesa capa de hielo que le daban al exterior un aspecto surrealista, como de cristal.

Eso es lo que hace la freezing rain. Tuve que correr a wikipedia para entender mejor de qué se trataba aquello:

La lluvia helada es el nombre dado a la lluvia que cae cuando las temperaturas de la superficie están bajo cero. A diferencia de la nieve o granizo, la lluvia helada está compuesta por gotas de agua que al caer sobre cualquier objeto, se congelan. El hielo resultante, llamado esmalte (glaze), se puede acumular hasta un espesor de varios centímetros. Una tormenta que produce un espesor considerable de hielo glaseado de lluvia helada se conoce a menudo como una tormenta de hielo (ice storm). La lluvia helada puede causar problemas de viaje en las carreteras, romper ramas de árboles y derribar cables de electricidad.

Más claro imposible. Eso fué exactamente lo que pasó.

A primera vista, aquello era tan espectacular e inverosímil que mi primer impulso fué ponerme las botas de invierno y salir cámara en mano a tomar todas las fotos posibles y compartirlas con el mundo para que me creyeran tanta belleza.

Pero al darme cuenta de que, aunque no hacía mucho frío, cada pedacito de suelo era tal cual una pista de patinaje y caminar de forma normal es prácticamente imposible, a menos que tuviera unos zapatos de esos que traen ganchos en la suela, las fotos de cerca tendrían que esperar.

En cambio los canadienses, ya bastante acostumbrados a las sorpresas del clima y siguiendo la máxima de “go with the weather”, se enfundaron en sus patines y salieron a recorrer las calles y hasta jugaron hockey en las pistas recién estrenadas, cortesía de esta tormenta de hielo, un fenómeno que parece no ser tan común como pensamos y que no ocurría por estos lados desde 1998

Cuando revisé las noticias fué que internalicé el lado feo de todo aquello: la “ice storm”, otra tormenta que cayó en silencio, congeló gran parte de los árboles, carreteras y tendido eléctrico de la Gran Área de Toronto y más allá. Por el peso del hielo, los árboles empezaron a quebrarse, cayendo en el medio de las aceras y encima de los carros. Algunos en serio se partieron en dos, sus ramas arrastraron cable de electricidad y la reacción en cadena fue que gran parte de la ciudad de Toronto se quedara (y aún sigue) sin servicio de energía.  

En cuestión de horas las autoridades abrieron “warm centres”, especie de refugios con calefacción y servicios básicos para que aquellos que no tenían manera de calentarse en sus casas, pudieran pasar la noche. Pero otros cientos de personas aún siguen varados en aeropuertos y estaciones de trenes esperando que las condiciones mejoren para viajar seguros.

frozentreeAllá afuera, el árbol de mi patio sigue encapsulado en hielo y no creo que se derrita pronto. El pronóstico del tiempo ahora dice que vendrán fuertes vientos y las temperaturas caerán aún más, lo que significa que todo lo que se congeló va a seguir así por largo rato. 

Mientras los cuerpos de seguridad y organismos del gobierno siguen trabajando para restaurar el orden, en casa seguimos atentos a las noticias, agradeciendo tener nuestra normalidad casi intacta y preparándonos para celebrar mañana la Navidad.

Bajo cero y bajo hielo…

Anuncios

4 comentarios en “Tormenta de hielo

  1. Pingback: We are Winter, Somos Invierno | Del Calor al Frío

  2. Pingback: El frío nuestro de cada día | Del Calor al Frío

  3. Hola Karla, tuve la misma impresion que tu. Por eso hasta pense que las fotos estaban bellisimas, luego fue que me percate de la situacion dificil que estan viviendo muchos por esta icestorm. Espero que hoy, este todo mas controlado y que poco a poco, todo vuelva a la normalidad para los afectados. Segura de que el gobierno sigue haciendo lo necesario para ello. Saludos afectuosos.

  4. Siempre he sabido que en Canada hace mucho frio, pero daba por sentado que sus habitantes están acostumbrados y que el gobierno de ese país, conociendo los riesgos que las grandes nevadas pueden causar, tendrian ciertas medidas de resguardo para la protección de todos, incluso los gobernantes mismos y sus familias. El efecto de los arboles congelados ya era conocido supongo, porque seguramente habia ocurrido antes, entonces, deben contruir algún tipo de estructura metálica fuerte y muy firme que evite la destrucción del cableado eléctrico de la cuidad, o al menos en las zonas más riesgosas, digo esto, por considerar que un trabajo de esa índole debe resultar bastante costoso, pero indudablemente debido a las condiciones del clima de Canada, algo asi debería estar entre las más elevadas urgencias del país.

Los comentarios están cerrados.