Experiencia canadiense

Experiencia canadiense

 

A veces no basta tu título universitario, los años de experiencia laboral en tu país, las certificaciones que tengas o tu red de contactos. Es un hecho: en Canadá muchas empresas te van a pedir experiencia canadiense antes de ofrecerte un empleo remunerado.

Comenzar a acumular esa experiencia se convierte entonces en una meta más que alcanzar para muchos recién llegados. Puede marcar la diferencia entre conseguir un empleo de supervivencia o el trabajo de tus sueños, ese que es igual o mejor al que tenías antes de emigrar.

Pero…¿qué es eso de “experiencia canadiense”?

Tenemos varias hipótesis sobre lo que las empresas realmente quieren de nosotros:

  • Que sepamos como es la cultura canadiense en el contexto laboral.
  • Que dominemos el idioma y seamos capaces de trabajar en inglés (o francés).
  • Que podamos lidiar con el clima, ya que se espera que vayamos a la oficina aunque afuera esté a -20C y se esté cayendo el cielo en nieve.
  • Que sepamos cómo trabajar en ambientes multiculturales.
  • Una suma de todas las anteriores…

Ante esto, un recién llegado inevitablemente se pregunta:

¿Y cómo voy a tener experiencia laboral en este país si acabo de llegar?
¿Cómo voy a lograr esa experiencia si ninguna empresa me quiere dar trabajo?

Cuando estuve en el curso para ingresar al mercado laboral, mi instructor – nacido y criado en Canadá – nos decía que pedirle experiencia canadiense a un candidato no es más que una simple excusa. Es una forma educada de decirte: “No te conozco, ni sé como trabajas, así que prefiero que lo hagas para otro primero, a quien luego pueda pedirle referencias tuyas”. Suena lógico, si entendemos que esta cultura se basa en la confianza, la cual sabemos que no se construye de un dia para otro. El proceso de trámite de la residencia permanente es el primer ejemplo que tenemos de que el canadiense se toma su tiempo para conocerte, convencerse de que puede confiar en ti y dejarte entrar en su país, en su empresa o en su casa.

Sin embargo, hace un par de años The Ontario Human Rights Commission (OHRC) ha venido promoviendo una política que intenta romper esta barrera, argumentando que se trata de una práctica discriminatoria. De algún modo, las empresas han comenzado a ser más flexibles a la hora de exigir experiencia canadiense a los recién llegados.

Además, después de conocer varias historias – entre esas la mia – me convenzo de que una combinación de actitud, preparación y suerte puede ser suficiente para conseguir un empleo en tu área de ocupación, aún cuando nunca antes hayas trabajado para una empresa en Canadá.

La actitud es el primer paso. Pueden darte el trabajo solo porque le caíste bien a quien te entrevistó. Porque sonreíste, porque respondiste con seguridad todas sus preguntas (no importa si fue con un inglés machucado), porque mostraste entusiasmo y, principalmente, porque tu entrevistador se convenció de que puedes trabajar con él y formar parte de su equipo. Aquí es donde yo diría que entra la suerte. Cuando ese alguien apuesta por ti, y decide darte la oportunidad aunque no tengas ni una pizca de la fulana experiencia.

En este caso, recordemos que conseguir el trabajo no es lo mismo que mantenerlo. Por ello, después de que tu arrolladora personalidad te sirvió para ser contratado, lo que viene a continuación son los 3 meses de prueba como estándar en la mayoría de las empresas canadienses, para confirmar que tu actitud se mantiene más allá de la entrevista y para que demuestres que todo lo que dice tu resumé es cierto.

Nos toca poner en práctica no solo lo que dice el diploma, sino todas nuestras mejores cualidades o transferable skills, esas que van con uno de trabajo en trabajo porque son parte de nosotros: ser proactivos, organizados, tener un excelente manejo del tiempo, atención a los detalles, saber de planificación,que nos guste el trabajo en equipo, pero que también trabajemos bien con poca supervisión…y mi favorita para quienes venimos de Venezuela: que siempre tengamos una solución creativa para los problemas (porque sabemos hacer de todo un poco)!

Ya saben, la próxima vez que les pidan experiencia canadiense, saquen su mejor recurso que es la actitud, confíen en su preparación y apuesten por ustedes mismos.

Porque es algo que va más allá del contexto laboral. Se trata de vivir, interactuar, entender, adaptarse y (obviamente) trabajar en Canadá.

Es convivir con una cultura que no es la tuya, o mejor aún, con muchas otras culturas.

Es palear 15 cm de nieve antes de poder salir a la oficina, bajo una tormenta de hielo, granizo, lluvia, un sol inclemente o lo que toque ese día. Llegar a tiempo, hacer tu trabajo excelentemente bien, destacarte como profesional, comunicarte en tu inglés con acento, entenderle al jefe y demostrarle que valió la pena contratarte.

Es saber que desde que te bajaste del avión comenzaste a acumular vivencias.

Es crecer.

Después todo, a eso fué a lo que vinimos a este país.

Anuncios

2 comentarios en “Experiencia canadiense

  1. Karla:

    Soy chileno y quería agradecerte por el blog. En unos días más iré a estudiar a Canadá y de hace alguna semanas que vengo leyéndolo hasta que hoy lo he leído todo. Tus artículos han sido muy útiles para prepararme (especialmente los de la ropa abrigadora y los de shocks culturales) y para entender algo lo que me espera los próximos meses. Así que eso, te deseo lo mejor a ti y a tu familia y nuevamente, gracias por el blog.

    Gonzalo.

  2. I think I’m lucky. Because I was young (21) and inexperienced, starting from zero was easy–and I didn’t stand out much among the crowd of young Canadians looking for a job. Sure, I didn’t have any experience in Canada… but hey, I was competing with students who didn’t have much experience either.

    I got my first few jobs through a staffing agency, and then I slowly moved to better opportunities. This is not the perfect recipe of course, everybody has a different way to tackle the issue. But I must say it does take time to “fit in” in Canada and it’s obvious when you’ve just landed. Nothing wrong with that and it’s not an excuse to click “delete” when you spot the resume of a newcomer. Immigrants are flexible, adaptable, speak at least two languages… these are skills that can easily make up for the fact you don’t eat poutine for breakfast!

Los comentarios están cerrados.