Ciudananía Canadiense: Cómo prepararse para el examen

Test de ciudadania canadiense

 

Luego de enviar nuestra aplicación y recibir la carta de acuse de recibo (AOR – Acknowledge of Receipt), el siguiente paso fue tomar el examen de ciudadanía canadiense. Una prueba escrita de conocimientos sobre Canadá, su historia, geografía, sistema político y cultura.

La convocatoria para este examen nos llegó vía correo 5 meses después, a través de una carta que contenía entre otras cosas: el número de aplicación identificado con un código de barras, fecha, hora y lugar para tomar la prueba, e instrucciones sobre los documentos que debíamos llevar con nosotros ese día.

A mi esposo le llegó la carta, pero a mí no. Para solventar esto, primero revisé mi aplicación en el sistema online (e-cas), donde efectivamente aparecía la fecha y hora del examen, indicando la fecha en la que la carta había sido enviada. Allí me di cuenta que la carta nunca me llegó porque después de mi última mudanza, olvidé entrar al sistema y actualizar mi nueva dirección (ooops!). A punto de entrar en pánico, me fijé que el mismo sistema sugiere llamar al call centre del CIC, y a través de una operadora pude actualizar mi dirección y confirmar que podía asistir al examen sin la carta, ya que luego de esa llamada, ellos tendrían el registro de mi reciente cambio de dirección y además, mi nombre estaría en una lista de convocados para esa fecha.

Para estudiar para el examen la guía oficial “Discover Canada” es la referencia obligada. La encuentran en el sitio web de Inmigración Canadá, donde la pueden descargar en formato PDF a full color, en formato para impresión (sin imágenes), como un archivo de audio MP3 o pedir que se las envíen por correo. Esta guía, que consta de 68 páginas, es la clave para aprobar el examen. Todas las preguntas son tomadas de su contenido y les recomiendo prestar especial atención a los gráficos y leyendas que acompañan las imágenes.

El examen consta de 20 preguntas de selección simple, algunas de verdadero y falso. Si estudian lo suficiente, se darán cuenta que es bastante sencillo y puede ser completado en unos 15 a 20 minutos. Nosotros estudiamos durante una semana, leyendo la guía un poco cada día y al final repasamos nuestros conocimientos con varios cuestionarios en línea y aplicaciones móviles.

Estos fueron los test de práctica que hicimos:

Aunque hay gente que opina que solamente estudiando con estos cuestionarios es suficiente, créanme que lo mejor es estudiar la guía Discover Canada completa, varias veces, y haciendo especial énfasis en la historia, el sistema político y la geografía.

 

El día del examen

Por ser residentes de Mississauga, el centro de evaluación que nos corresponde es la oficina de Service Canada ubicada en Glen Erin Drive. En la carta decía que debíamos estar puntuales a las 7:45 am y así lo hicimos, una mañana de Enero a -18C. Cuando llegamos el proceso inició de inmediato: entramos a un salón con la Tarjeta de Residencia en mano, junto con la carta de notificación del examen. En la puerta un funcionario confirmó que nuestros nombres estuvieran en la lista y luego nos entregó el formulario donde íbamos a registrar las respuestas del test, rellenando una serie de círculos correspondientes a cada pregunta. También nos entregaron un lápiz y otra planilla que más adelante debíamos llenar y firmar declarando que no teníamos ningún antecedente penal o prohibición que afectara nuestra elegibilidad para la ciudadanía canadiense.

A continuación, el oficial nos ordenó pasar y buscar asientos separados en el salón que ya estaba casi lleno de aplicantes. Ahí esperamos unos minutos más y a las 8 en punto llegó otro funcionario que explicó de forma muy amable y hasta amena las reglas del examen, haciendo énfasis en cómo llenar la planilla con nuestros datos de identificación y las respuestas. Allí nos enteramos que existen 6 tipos de exámenes diferentes, todos de 20 preguntas, cada una con una sola respuesta posible. Durante el examen se podía corregir (borrar) una respuesta y seleccionar otra.

Las respuestas se registran en el formulario aparte, rellenando muy bien con lápiz el círculo que le corresponde, de modo que esta planilla pueda ser procesada luego en un dispositivo de lectura óptica. Por supuesto, aplican todas las reglas típicas: no copiarse (o buscar inspiración en el compañero de al lado), no tener ningún libro o material de apoyo a la vista, los celulares deben estar apagados y además, el salón completo estaba siendo monitoreado por cámaras.

Luego, a cada uno nos entregaron una carpeta plástica conteniendo las 4 hojas del examen, cada una con 5 preguntas. Cuando dieron la orden, todos abrimos nuestras carpetas y empezamos a responder.

Lo primero que noté fué que las preguntas eran ligeramente diferentes a las que tanto practicamos en los cuestionarios en línea. Y es que antes de comenzar, el instructor nos aclaró que el contenido del examen estaba protegido por derechos de autor y no podía ser reproducido de ninguna forma ni en ningún medios También se nos advirtió que no podíamos compartir las preguntas en foros, redes sociales, etc. De todas maneras, cuando uno estudia como estudiamos nosotros, todas las preguntas te parecen un paseo.

De hecho, había unas preguntas super sencillas, como por ejemplo cuál es el deporte de invierno en Canadá y otras un poco más rebuscadas. Pero de nuevo, si leen la Guía varias veces y responden los cuestionarios, no tendrán ningún problema.

Mi estrategia fue marcar bien negritas en el formulario las respuestas que tenía super seguras y dejar un poco más claritas las que me tenían dudando. Al final, repasé las 4 respuestas “dudosas” y respondí lo mejor que pude, marcando bien los círculos. Recuerden que deben tener al menos 15 respuestas correctas para aprobar el examen.

Al terminar, entregamos al funcionario la carpeta junto con la planilla de respuestas y la carta de notificación. Salimos a la sala de espera, donde completamos y firmamos a bolígrafo la otra planilla (declaración de antecedentes penales o prohibición legal) y nos sentamos a esperar a que nos llamaran para a la entrevista donde nos dieron el resultado del examen y las instrucciones siguientes.

(Mientras esperábamos, mi esposo y yo comenzamos a comentar nuestras respuestas, solo para darnos cuenta que tuvimos el mismo tipo de examen…)

 

La entrevista

La espera para el resultado fué más o menos de 40 minutos, ya que van llamando a cada aplicante de manera individual o por grupo familiar. Mi esposo y yo entramos juntos, un poco asustados la verdad, pero confiados de que todo saldría bien. Tal como lo solicitaron en la convocatoria, traíamos con nosotros los documentos originales de nuestra aplicación, los pasaportes (vigentes y vencidos), las tarjetas de residencia, los landing papers, la licencia de conducir y las tarjetas de salud.

Pasamos al escritorio de una funcionaria super amable, y donde ya estaban nuestros expedientes abiertos, listos para revisión. Lo primero que hizo fué anunciarnos que habíamos  aprobado el examen con 19/20 (yo) y 18/20 (mi esposo). Luego pusimos sobre la mesa nuestros documentos de identificación y la funcionaria comenzó, primero con mi esposo y después conmigo, a realizar preguntas muy sencillas: confirmó nuestras direcciones y números telefónicos, nuestra fecha de landing, nuestra historia laboral, preguntó la edad de nuestra hija y donde queda el colegio donde estudia, comentó algo sobre Venezuela…en fin… fué una conversación más que una entrevista. Al mismo tiempo, iba cotejando nuestros documentos con los del expediente, pero sin detenerse mucho en los detalles.

Al final, nos indicó que estaba todo en orden y que ahora solo nos quedaba esperar a recibir la carta para la convocatoria a tomar el juramento.

Por supuesto salimos de ahí felices por este paso, y tratando de adivinar cuál fué la respuesta que tuvimos mala…

(Al final supe que era una que nunca leí, porque estaba en un cuadrito chiquitico debajo de una imagen en el libro).

En la próxima entrega les cuento cómo fue  nuestra ceremonia de juramentación. El paso final en este proceso…

Anuncios