El inglés en el trabajo

ingles para el trabajo

 

Ya les he dicho que uno cree que habla inglés hasta que llega a Canadá. Ese inglés que aprendimos en el colegio, cantando en “guachi-guachi” o viendo películas subtituladas, ayuda bastante. Pero de ahí a hablarlo de manera fluida puede haber una gran diferencia.

Sigue leyendo

Anuncios

Spanglish

se-habla-espanolEstá pasando algo que no esperábamos tan pronto y que ahora parece inevitable: nuestra hija está empezando a hablar spanglish.

Y eso que apenas tenemos un poco más de 2 años en Canadá. Tampoco es que llevamos toda una vida aquí como para que la niña esté olvidando su lengua materna y prefiera comunicarse en inglés.

Es cierto que con nosotros (sus padres) sigue hablando en español. Pero para ella, sus primos y sus amigos venezolanos, todos con poco tiempo en el país y cuyas edades rondan entre los 8 y 14 años, el inglés es el idioma para jugar, conversar, echarse cuentos, hacerse bromas…

Al darnos cuenta de esto, nuestra primera reacción fué apretar la regla de “sólo español” en casa, lo cual no sé si ha sido peor, pero si definitivamente gracioso, ya que mi hija terminó diciendo cosas como:

“No me quiero riskear” (risk – arriesgar)

“Quiero salvar (save – guardar) esta galleta para más tarde”

“¿Puedo tener (have – comer) arroz para el almuerzo?”

“Mamá, te estoy haciendo un complemento” (compliment – cumplido)

“Disculpa, no quise embarazarte” (embarrase – avergonzarte)”

Antes de pegar el grito al cielo, hicimos el siguiente análisis: no es que a nuesta hija esté perdiendo su lengua materna, es que hay palabras que las aprendió primero en inglés y el equivalente en español lo desconoce. Además, ya ella “piensa” en ese idioma, es por eso que lo está usando para comunicarse de una manera que para ella resulta más rápida y efectiva.

Lo otro que nos dejó sorprendidos fué un comentario que hizo hace poco al respecto de como hablamos el inglés los adultos: “Ustedes mueven mucho las manos, eso distrae a la persona que escucha”. –¿Cóoomo? ¿De dónde sacaste eso? — “Me lo dijo mi maestra”.

¡Ah claro!, tenía que ser la misma maestra canadiense que a principios del año escolar nos dijo que nuestra hija era “una niña intensa”. Yo creo que el término que ella realmente estaba buscando es “latina”… que demuestra emociones y que se expresa con énfasis para hacerse entender.

Ante esta observación de mi hija, se me cayeron todos los paradigmas tantas veces escuchados en las charlas de Oratoria y Lenguaje Corporal, que dicen exactamente lo contrario: al hablar debemos usar nuestras manos si queremos apoyar lo que estamos comunicando, para enfatizar o suavizar con gestos nuestro mensaje… Y porque, al final de cuentas, así somos los latinos: expresivos. Es parte de nuestra cultura.

Y quien dude de esto, que se acuerde del Mundial y compare las expresiones del DT alemán con las del brasileño, el argentino o el mexicano.

Volviendo al tema del lenguaje, hace poco un estudio descubrió que, en efecto, existe un período sensible para absorber un nuevo idioma, el cual se termina hacia la adolescencia. A partir de allí ciertos procesos cognitivos se van fortaleciendo, haciendo más lento el aprendizaje del lenguaje en los adultos. Aunque ahora está “demostrado científicamente”, ya lo sospechábamos cuando vemos como magicamente los niños aprenden inglés en pocos meses, mientras a nosotros nos puede llevar varios años dominarlo. De hecho el estudio nos sugiere: “dejen de esforzarse tanto, jamás van a hablar perfecto”. O al menos, no con el acento bello con el que hablan nuestros hijos.

Esas son noticias que traen cierto alivio a los perfeccionistas como yo, que preferimos no hablar antes de pronunciar mal o equivocarnos. Como lo explican bien claro en esta charla de TED: “Dejemos de aprender inglés y empecemos a hablar inglés“. Dejemos la pena y empecemos a comunicarnos.

Total, el idioma es mucho más que palabras y pronunciación. También son gestos, el tono, la mirada, la energía que transmites, la expresión corporal.

Y sí, eso incluye mover las manos mientras hablamos…

 

 

imagen de az, licencia CC BY-NC-SA 2.0

 

Evaluación inicial del nivel inglés al llegar a Canadá

language_benchmarkUna diligencia importante que todo recién llegado a Canadá debería hacer es la evaluación de su nivel de inglés, de acuerdo el estándar canadiense. Esta evaluación es conocida como CLBA (Canadian Language Benchmark Assessment) y está divida en las típicas secciones de listening, speaking, reading y writing. Este examen, que tiene un aproximado de hora y media de duración, se toma en un centro autorizado o Assessment Centre, generalmente con previa cita.

Opino que uno no debería tener que “estudiar” antes de presentarlo, ya que precisamente lo que se busca es diagnosticar el nivel que traemos en el idioma desde nuestro país de origen. Pero si se sienten más cómodos preparándose primero, pues háganlo. Nunca está de más. Pueden practicar con esta herramienta en línea, que les dirá a grandes rasgos cual es su nivel de dominio del inglés.

La semana siguiente de haber llegado a Canadá, llamamos al LINC Centre de Mississauga para hacer la cita, y nos la dieron para el mismo día en la tarde. Antes de comenzar, nos pidieron mostrar nuestros pasaportes y documentos de landing, ya que para ese entonces aún no teníamos las PR Cards.

Todo el proceso fué mas o menos así:

  • Luego de verificar nuestros documentos, pasamos de manera individual con un instructor al salón de evaluación.
  • Para comenzar el instructor preguntó: mi nombre completo, edad, dirección y código postal, número telefónico, mi fecha de landing, si tenía hijos y como se llamaban, mi ocupación, cuantos años estudié y cual era mi objetivo principal al vivir en Canadá. Sin darme cuenta, ya había comenzado mi evaluación oral.
  • Luego me indicó que a continuación comenzaría la prueba de Listening, divida en 4 grabaciones (diálogos) de corta duración, para las cuales me tuve que colocar unos audífonos. Luego de escuchar cada grabación (una persona expresando su opinión sobre un tema), el instructor me hizo básicamente la misma serie de preguntas: qué dijo la persona, qué opinión tiene sobre el tema del que hablaba y qué opinaba yo sobre lo mismo. Al responder utilicé más o menos las mismas palabras que escuché en la grabación y luego incorporé palabras diferentes al elaborar la respuesta sobre mi opinión personal.
  • Al terminar el Listening, me hizo pasar a un cubículo para evaluar Reading y Writing. Me entregó una prueba escrita que contenía preguntas de selección simple, las cuales se iban incrementando en dificultad. La primera sección era de preguntas cortas, luego vino una sección que contenía dos lecturas largas, con vocabulario un poco más complicado. Para responder esta parte, me ayudó mucho el haber practicado antes con la herramienta de evaluación en línea que les mencioné al principio.
  • Para evaluar el Writing, el instructor me entregó otro grupo de hojas donde había tres secciones. La primera consistía en transcribir tal cual un texto en inglés. Esto fue increíblemente sencillo y solo tuve que asegurarme de copiar bien cada palabra. La segunda y tercera se trataban de desarrollar una composición sobre dos temas diferentes, de más o menos 3 párrafos cada una.
  • Las evaluaciones escritas de Reading y Writing duraron exactamente media hora cada una. Al final el instructor me pidió esperar como 5 minutos mientras calculaba la puntuación y luego me hizo pasar de nuevo a su cubículo para entregarme los resultados y asesorarme sobre los próximos pasos.
  • Mis resultados fueron bastante buenos en todas las secciones, así que la recomendación final que recibí fué asistir a un “bridging program” o programa que enlaza directamente al recién llegado con la búsqueda de empleo. El instructor me suministró un listado de las agencias locales que ofrecen servicios gratuitos, como talleres y cursos de preparación para ingresar el mercado laboral canadiense. También me recomendó asistir a un programa de ELT (Enhanced Language Training) o un OSLT, que básicamente se trata de entrenamiento en el idioma pero más orientado al área de ocupación, que en nuestro caso es la tecnología. Revisamos juntos este listado, y de acuerdo a mi dirección el instructor me ayudó a ubicar los centros que estaban más cercana a mi casa y la manera como llegar en autobús, usando las rutas de Google Maps. No se imaginan como éste último dato me ayudó de ahí en adelante a moverme en la ciudad!

Tengo que decirlo, esta evaluación de inglés no es infalible. Conozco gente que ha salido con una “nota” intermedia/baja porque ese día se les trabó la lengua al responder, no escuchaban al instructor porque hablaba muy bajito, o no tenían mucha inspiración para escribir. También sé de otros a quienes ese día les bajó la musa, se inspiraron hablando y escribiendo, y obtuvieron una alta calificación, pero cuando les tocó salir a la calle a trabajar no se sintieron seguros para comunicarse…  Es relativo. Tengo entendido que aquellos que presentaron esta evaluación y no están conformes con el resultado que obtuvieron, deben esperar 6 meses para volver a tomarla.

Ahora que lo veo en retrospectiva, pienso que fué un elemento determinante para planificar y activar nuestros siguientes pasos en Canadá. Es simple: dependiendo del nivel de inglés que obtengas en la evaluación, puedes optar por un programa de preparación para el mercado laboral. Puedes decidir hacer un taller corto de búsqueda de empleo, o incluso, atreverte a aplicar enseguida a ofertas de trabajo, seguro de que podrás comunicarte bien en una probable entrevista.  Otros se dan cuenta que es mas conveniente asistir primero a  clases adicionales de inglés, que les permita alcanzar el nivel que necesitan para desenvolverse mejor en el ambiente laboral, y en general.

Sea como sea, siempre es bueno tener una visión clara acerca de nuestro dominio del idioma, reconociendo nuestras fortalezas y puntos de mejora, confiados en que Canadá nos ofrece muchas herramientas para desarrollarnos en este aspecto. Queda de nuestra parte saber aprovecharlas.

Evaluación del nivel de inglés al llegar a Canadá

Una diligencia importante que todo recién llegado a Canadá debería hacer es la evaluación de su nivel de inglés, de acuerdo el estándar canadiense. Esta evaluación es conocida como CLBA (Canadian Language Benchmark Assessment) y está divida en las típicas secciones de listening, speaking, reading y writing. Este examen, que tiene un aproximado de hora y media de duración, se toma en un centro autorizado o Assessment Centre, generalmente con previa cita.

Opino que uno no debería tener que “estudiar” antes de presentarlo, ya que precisamente lo que se busca es diagnosticar el nivel que traemos en el idioma desde nuestro país de origen. Pero si se sienten más cómodos preparándose primero, pues háganlo. Nunca está de más. Pueden practicar con esta herramienta en línea, que les dirá a grandes rasgos cual es su nivel de dominio del inglés.

La semana siguiente de haber llegado a Canadá, llamamos al LINC Centre de Mississauga para hacer la cita, y nos la dieron para el mismo día en la tarde. Antes de comenzar, nos pidieron mostrar nuestros pasaportes y documentos de landing, ya que para ese entonces aún no teníamos las PR Cards.

Todo el proceso fué mas o menos así:

  • Luego de verificar nuestros documentos, pasamos de manera individual con un instructor al salón de evaluación.
  • Para comenzar el instructor preguntó: mi nombre completo, edad, dirección y código postal, número telefónico, mi fecha de landing, si tenía hijos y como se llamaban, mi ocupación, cuantos años estudié y cual era mi objetivo principal al vivir en Canadá. Sin darme cuenta, ya había comenzado mi evaluación oral.
  • Luego me indicó que a continuación comenzaría la prueba de Listening, divida en 4 grabaciones (diálogos) de corta duración, para las cuales me tuve que colocar unos audífonos. Luego de escuchar cada grabación (una persona expresando su opinión sobre un tema), el instructor me hizo básicamente la misma serie de preguntas: qué dijo la persona, qué opinión tiene sobre el tema del que hablaba y qué opinaba yo sobre lo mismo. Al responder utilicé más o menos las mismas palabras que escuché en la grabación y luego incorporé palabras diferentes al elaborar la respuesta sobre mi opinión personal.
  • Al terminar el Listening, me hizo pasar a un cubículo para evaluar Reading y Writing. Me entregó una prueba escrita que contenía preguntas de selección simple, las cuales se iban incrementando en dificultad. La primera sección era de preguntas cortas, luego vino una sección que contenía dos lecturas largas, con vocabulario un poco más complicado. Para responder esta parte, me ayudó mucho el haber practicado antes con la herramienta de evaluación en línea que les mencioné al principio.
  • Para evaluar el Writing, el instructor me entregó otro grupo de hojas donde había tres secciones. La primera consistía en transcribir tal cual un texto en inglés. Esto fue increíblemente sencillo y solo tuve que asegurarme de copiar bien cada palabra. La segunda y tercera se trataban de desarrollar una composición sobre dos temas diferentes, de más o menos 3 párrafos cada una.
  • Las evaluaciones escritas de Reading y Writing duraron exactamente media hora cada una. Al final el instructor me pidió esperar como 5 minutos mientras calculaba la puntuación y luego me hizo pasar de nuevo a su cubículo para entregarme los resultados y asesorarme sobre los próximos pasos.
  • Mis resultados fueron bastante buenos en todas las secciones, así que la recomendación final que recibí fué asistir a un “bridging program” o programa que enlaza directamente al recién llegado con la búsqueda de empleo. El instructor me suministró un listado de las agencias locales que ofrecen servicios gratuitos, como talleres y cursos de preparación para ingresar el mercado laboral canadiense. También me recomendó asistir a un programa de ELT (Enhanced Language Training) o un OSLT, que básicamente se trata de entrenamiento en el idioma pero más orientado al área de ocupación, que en nuestro caso es la tecnología. Revisamos juntos este listado, y de acuerdo a mi dirección el instructor me ayudó a ubicar los centros que estaban más cercana a mi casa y la manera como llegar en autobús, usando las rutas de Google Maps. No se imaginan como éste último dato me ayudó de ahí en adelante a moverme en la ciudad!

Tengo que decirlo, esta evaluación de inglés no es infalible. Conozco gente que ha salido con una “nota” intermedia/baja porque ese día se les trabó la lengua al responder, no escuchaban al instructor porque hablaba muy bajito, o no tenían mucha inspiración para escribir. También sé de otros a quienes ese día les bajó la musa, se inspiraron hablando y escribiendo, y obtuvieron una alta calificación, pero cuando les tocó salir a la calle a trabajar no se sintieron seguros para comunicarse…  Es relativo. Tengo entendido que aquellos que presentaron esta evaluación y no están conformes con el resultado que obtuvieron, deben esperar 6 meses para volver a tomarla.

Ahora que lo veo en retrospectiva, pienso que fué un elemento determinante para planificar y activar nuestros siguientes pasos en Canadá. Es simple: dependiendo del nivel de inglés que obtengas en la evaluación, puedes optar por un programa de preparación para el mercado laboral. Puedes decidir hacer un taller corto de búsqueda de empleo, o incluso, atreverte a aplicar enseguida a ofertas de trabajo, seguro de que podrás comunicarte bien en una probable entrevista.  Otros se dan cuenta que es mas conveniente asistir primero a  clases adicionales de inglés, que les permita alcanzar el nivel que necesitan para desenvolverse mejor en el ambiente laboral, y en general.

Sea como sea, siempre es bueno tener una visión clara acerca de nuestro dominio del idioma, reconociendo nuestras fortalezas y puntos de mejora, confiados en que Canadá nos ofrece muchas herramientas para desarrollarnos en este aspecto. Queda de nuestra parte saber aprovecharlas.

Hablemos del idioma

english-post-english-not-goodMi inglés no es perfecto, tampoco el de mi esposo. Sin embargo, tener un nivel que vaya de intermedio a avanzado es cada vez más importante para emigrar a Canadá. De hecho, para el mes de Mayo será lanzado el nuevo programa de Trabajadores Calificados, el cual exigirá un mayor puntaje en el dominio del idioma.

Recién llegados hicimos la evaluación de inglés según los estándares canadienses (CLB – Canadian Language Benchmark) y obtuvimos calificaciones que nos ubicaron a ambos por encima del nivel intermedio, sin llegar al avanzado. Basándose en esto, el centro de evaluación nos recomendó que hiciéramos el ELT (Enhanced Language Training), donde se asume que tienes un dominio del idioma como para prepararte para la búsqueda laboral.  Haciendo este curso, compartiendo con nativos y recién llegados, y viviendo el día a día canadiense, nos fuimos dando cuenta de una serie de cosas curiosas acerca de como la gente interactúa con el idioma en este país.

Y esto fué lo que descubrimos:

  • Para la vida cotidiana, lo importante es hacerse entender. Mucha gente logra comunicarse sin pronunciar perfecto o hablando “machucao”, captando las frases dentro del contexto y hasta usando la mímica. Además, poco a poco se va desarrollando el oído para los acentos, dependiendo del contacto que se tenga con otras nacionalidades. También nos sorprendió enterarnos que hay personas que tienen años aquí en Canadá y apenas tienen un nivel muy básico, cercano a nulo. Porqué?  probablemente viven y se desarrollan en entornos donde casi todos (familia, vecinos y amigos) hablan el idioma de origen, así que el inglés no se les hace muy necesario.
  • Antes de venir, yo juraba que en todas partes, todo el tiempo, escucharía solo inglés (o quizás francés). Pero no fué así, y eso me sorprendió. Me refiero, en las calles, las tiendas, los parques, notamos que los grupos que comparten un idioma en común lo hablan sin mayor pena. Caminando por un pasillo de Walmart, fácil escuchas varios idiomas en cinco minutos. Hasta nos pareció como de mala educación que haciendo el ELT algunos insistían en hablar entre sí en su idioma, excluyendo a los presentes. Obviamente, si estás haciendo un curso “de inglés”, pues hay que aprovechar para practicarlo!, digo yo…
  • En Canadá son infinitamente tolerantes con la pronunciación. Sencillamente no le pueden exigir al más del 25% de la población canadiense formada por inmigrantes, cuya lengua nativa es distinta al inglés o francés, que hablen perfecto. Así que nos hemos encontramos con innumerables acentos: asiáticos, europeos, africanos, latinos… Al menos en el GTA, donde confluye gente de todas partes, escuchar el “acento canadiense” es más la excepción que la regla.
  • Ahora bien, en el ambiente laboral, el inglés pasa al primer plano. La norma general es que para poder trabajar tienes que hablar inglés. El mismo CLB, en su rango del 1 al 12 te lo dice: un nivel superior a 5 es necesario para trabajos de General Labour (por ejemplo, limpiando oficinas). Si entre tus metas está llegar a tener un cargo de mayor rango, tu dominio del idioma debe estar o ser superior al 7. Digamos, que seas capaz por ejemplo de hacer presentaciones orales o elaborar informes escritos. Nunca falta una historia de que a fulano le dieron trabajo enseguida, ganando no-se-cuantos-miles de dólares al año, sin hablar papa de inglés. Es posible. Pero esa es la aguja en el pajar.
  • El inglés que crees que hablas probablemente no sea tan bueno como piensas. En nuestros países lo aprendemos en el colegio/universidad/cursos de idiomas, donde las clases están más orientadas a los aspectos gramaticales (lectura/escritura). Hablar y entender cuando te hablan se aprende mejor fuera de un salón de clases, interactuando con la gente. Muchos lo escribimos, leemos y hasta lo entendemos sin problemas. ¿Pero hablarlo con fluidez? Eso es otra cosa… De repente te bloqueas y no logras encontrar la palabra correcta para decir algo, se te mezclan las ideas en la cabeza mientras planificas lo que a vas a decir, pensando en español y tratando de traducirlo al inglés, conjugas mal los verbos y se te traba la lengua tratando de pronunciar, mientras estás demasiado consciente de tus errores y la autoestima se te va para el piso.  No, no es que a mi me haya pasado eso, no… es que todavía me pasa!

Dentro de todo, les tengo buenas noticias: a los canadienses les encanta el español. Algunos están obsesionados con aprenderlo. Les parece el idioma “de moda”, quizás gracias al cine y la TV (Sofía Vergara, Javier Bardem y hasta Dora La Exploradora tienen la culpa). Y hasta se pueden conseguir ofertas de empleo donde ser bilingüe español/inglés sea un requisito.

A estas alturas estoy convencida de que comunicarse en inglés es mas cuestión de actitud que de otra cosa. Al contrario de lo que podamos pensar, aquí nadie está tan pendiente de como hablas. Pero si eres perfeccionista como yo, seguro vas a sufrir, ya que nunca sentirás que lo hablas perfecto. De hecho, es probable que el 99% de las veces tus hijos aprendan a hablarlo mejor que tú.  Lo importante es entender que conocer el idioma oficial es la clave para poder disfrutar de todos los beneficios de una nueva vida en Canadá, y además el gobierno ofrece cualquier cantidad de cursos gratis para recién llegados. Así que aprovechemos la oportunidad de ser bilingües!