Volver a trabajar

volver al trabajo

 

Cuando llegamos a Canadá hace más de dos años, traíamos un plan como familia. Veníamos enfocados en establecernos en un máximo de 3 meses, encontrar vivienda y un colegio para nuestra hija. Comprar lo básico, evaluar nuestro nivel de idiomas y saber si necesitábamos hacer algún curso. Nuestro plan estaba muy claro en una cosa: mi esposo iba a buscar trabajo, mientras yo me quedaría en casa por lo menos el primer año. De alguna manera teníamos la ilusión de que a lo mejor en esta nueva vida, un solo sueldo era suficiente. Además, en ese momento, yo no estaba muy clara de lo que quería hacer en el aspecto profesional. Por mi mente hasta pasaba la idea de reinventarme y dedicarme a otra cosa que no fuera exactamente la tecnología.

Sigue leyendo

Anuncios

Cómo elegir tu proveedor de telefonía móvil en Canadá

Le pedí a mi esposo que escribiera para el blog algunos artículos sobre esos temas en los que los hombres se creen son expertos (tecnología y carros, por ejemplo…).  Aquí su primera entrega, donde nos cuenta acerca de cómo fue que analizó, comparó y decidió cual era el plan de telefonía móvil que más nos convenía al llegar. Gracias a su trabajo de hormiguita, este paso nos sirvió para iniciar de la mejor manera nuestra nueva vida en un país donde estar conectados y comunicados es la norma. 

Sigue leyendo

Presupuesto mensual

family-budgetLos gastos mensuales son de esas cosas que no se pueden calcular a ciencia cierta hasta que llegas aquí. Además, el uso del dinero es algo tan subjetivo que obviamente el presupuesto familiar va a depender de muchas variables, como el tamaño de la familia, sus prioridades, los planes a corto/mediano plazo, y un largo etcétera…

Recuerdo que cuando estaba investigando acerca de los gastos típicos que tendríamos que cubrir mes a mes, encontré mucha información en internet, y a través de amigos y conocidos que ya estaban en Canadá. Mucha de esa información nos sirvió para planificar a grandes rasgos nuestro futuro presupuesto, sin embargo, no es lo mismo estar aquí, vivir el día a día, infartarse cada vez que vas a pagar algo porque se te olvida que aquí a todo hay que sumarle el impuesto, y acordarse que llenar el tanque de gasolina cuesta lo mismo que un buen par de jeans…

Con todo esto, rápidamente nos dimos cuenta de la necesidad de adoptar una dinámica eficiente en nuestra economía familiar, basándonos en el hecho de que Canadá es caro, y como dicen en mi tierra “aquí el que se resbala, pierde”. Si no se hace una planificación concienzuda de las finanzas, en poco tiempo podrías tener que empezar a comerte los tan sagrados ahorros, y la cosa se te pone cuesta arriba.

Llegó el momento entonces de compartirles una lista actualizada de nuestros gastos mensuales, ahora que estamos en una fase más estable y de rutinas definidas, sabiendo con más certeza de cuanto dinero realmente se debe disponer (y producir!).

Gastos Fijos  CAD
Alquiler 1400
Supermercado 500
Electricidad 100
Gas Doméstico 70
Seguro del Carro 340
Gasolina 150
Transporte 43,5
Seguro de bienes 15
Servicio de Internet 50
Celulares 90
Netflix 10
 Total Gastos Fijos 2768,5
Gastos eventuales  CAD
Salidas a comer 100
Ropa 200
Cine 50
Actividades Niños 70
 Total Gastos Eventuales 420
 Gran Total 3188,5

CAD 3200, si lo rendondeamos a un número bonito.

Tomen en cuenta que la descripción que les haré a continuación sobre los montos anteriores en dólares canadienses (CAD) se basa en los últimos 5 meses (otoño/invierno) para una familia de 2 adultos y una niña de 8 años, en Mississauga.

Gastos Fijos Mensuales:

  • Alquiler –  CAD 1400: Apartamento (“stacked townhouse”, planta alta) de 2 habitaciones, 2 baños y 1 puesto de estacionamiento, al noroeste de Mississauga, en una zona residencial. El monto fijo de alquiler se  cancela durante los primeros 5 días del mes e incluye el suministro de agua y el alquiler del tanque.
  • Supermercado – CAD 500: Las compras de comida las hacemos casi siempre en No Frills y más recientemente en SuperStoreNo Frills nos encanta porque encontramos algunos de los productos que consumíamos en Venezuela (como Harina Pan y papelón) y siempre tiene muy buenas ofertas. SuperStore es de la misma cadena, es un poco más costoso, pero se consiguen productos muy buenos, y también hay ofertas.
  • Electricidad – CAD 200 (aproximado / bimensual)Enersource: Este gasto nos sorprendió por dos razones: una, porque se factura cada dos meses, así que hay que organizarse bien y apartar el monto. Y dos, porque la cifra que teníamos “presupuestada” antes de llegar,  la que manejamos por referencia de los blogs y amigos/conocidos, era alrededor de CAD 60 mensual… y nada que ver!  Resulta que esos CAD 60 representan solamente “el consumo”, pero falta sumarle CAD 60 adicionales por “la entrega” del servicio, más el impuesto (HST del 13%).
  • Gas doméstico – CAD 70 (aproximado / mensual)EnbridgeAunque esta factura sí llega mensual, es la misma historia del servicio eléctrico: cobran por el consumo y por el suministro del servicio, más el impuesto. El gas se utiliza principalmente para el agua caliente y la calefacción, así que es normal que este monto venga más alto durante los meses de frío.
  • Seguro del carro – CAD 340 DesJardinsEl carro de mi esposo es un Toyota Corolla 2003, sencillito, y la mejor tarifa que encontramos fue con la empresa DesJardins. Y aunque sé muy poco del tema, un corredor de seguros nos comentó que para vehículos de otras marcas y tamaños, el monto de la prima puede variar, y también influyen otros factores como: la ciudad donde se vive, cuántos conductores usarán el vehículo, y el hecho de que somos recién llegados y nuestro historial de manejo en Canadá apenas va comenzado.
  • Gasolina – CAD 150: Para llenar el tanque del Toyota Corolla, se gastan unos CAD 50, cada 10 días. De nuevo, esto depende del consumo del vehículo, según su tamaño y recorrido. Para que tengan una idea de los precios de la gasolina pueden revisar aquí.
  • Transporte público – CAD 43,50 – Mississauga TransitNosotros presupuestamos la compra mensual de un paquete de 10 tickets de autobús para adulto (CAD 27) y otro para niño (CAD 16,50) en el caso de necesitarlos.  Aunque no los usamos todos los meses, quisimos incluirlo como gasto fijo por si la rutina cambia y alguno de nosotros debe empezar a usar el autobús a diario.
  • Seguro de bienes: CAD 15 – StateFarmEn Venezuela nunca pensamos en comprar un seguro para nuestras pertenencias, pero aquí en Canadá nos explicaron y nos convencieron de su importancia. Aunque la incidencia de robos a viviendas es bastante baja, sí existe, y nosotros en particular invertimos unos CAD 5000 en la compra de nuestros muebles, así que no nos quisimos arriesgar. Pero realmente lo que nos convenció fue saber que el apartamento donde vivimos, como la mayoría de las casas en esta ciudad, están construidas con materiales altamente inflamables, así que un eventual incendio puede borrar del mapa nuestras cosas en cuestión de (poquitos) minutos.
  • Servicio de Internet: CAD 50 – AcanacIncluye servicio de internet por cable de 18Mbps de descarga. Es bastante estable, y si cancelan varios meses por adelantado les sale un poco más económica la tarifa mensual.
  • Celulares CAD 90 – Wind MobileMi esposo y yo tenemos un plan de telefonía celular de CAD 40 + tax, que incluye llamadas ilimitadas a Canadá y USA, mensajes de texto, identificador de llamadas, llamada en espera, y un pocotón de cosas más. También incluye plan de datos ilimitado, de hecho, antes de contratar el servicio de internet con Acanac, navegábamos con el servicio de Wind activando el tethering en nuestros celulares.
  • TV/Películas por Internet  – CAD 10 – NetFlixComo decidimos no contratar servicio de TV por cable (muy costoso para lo que ofrece), preferimos afiliarnos a NetFlix y de vez en cuando mirar alguna película o serie. Además, nuestra hija puede ver varios de sus programas favoritos.

Gastos eventuales:

  • Salidas a comer – CAD 100:  Normalmente algún fin de semana comemos una o dos veces en algún sitio de comida rápida como A&W, McDonalds, Taco Bell o Pizza Pizza. Una comida para los 3 en cualquiera de ellos puede rondar los CAD 30.  Muy rara vez o en ocasiones especiales, vamos a un restaurant un poco más caro, como Swiss Chalet o Mandarín. Este último es un “all you can eat” de comida china que de verdad vale mucho la pena. Allí gastamos alrededor de CAD 50, pero salimos a reventar.
  • Ropa – CAD 200: Aunque en nuestro presupuesto mensual destinamos un monto para comprar ropa, no es cierto que lo hagamos todos los meses. Hasta ahora hemos comprado todo lo que vamos a necesitar al principio de cada estación, sin embargo, dejamos apartado este dinero para compras eventuales o para aprovechar algunas ofertas.
  • Cine – CAD 50: Este monto es suponiendo que vamos al cine a ver una película en 3D, pagando dos entradas de Adulto y un Niño y comprando un combo de cotufas y refresco. Todo eso más impuesto. El cine en general, nos parece costoso, pero a nosotros nos encanta y es toda una experiencia. Sin embargo, la última vez que estuvimos en Cineplex nos pareció que los combos de comida estaban como caros (alrededor de CAD 16) y decidimos que la próxima vez nos llevaríamos nuestras propias chucherías y refrescos, o cenaríamos primero en casa.
  • Actividades para los niños – CAD 70 (aproximado): Recientemente inscribimos a nuestra hija en clases de natación en el centro comunitario cercano a la casa. El costo de nueve clases de natación fué de CAD 67, libres de impuesto. Para que tengan una idea de la diversidad de actividades para toda la familia y sus costos, pueden chequear aquí.

Ahí les dejo mi presupuesto familiar, con el cual nos sentimos cómodos por ahora. Como verán, no nos damos grandes lujos, pero cubrimos todas nuestras necesidades, sin dejar de hacer cosas divertidas.  Lo importante es encontrar desde el principio un balance en el cual el tema económico nos dé más tranquilidad que preocupaciones. Y aunque siempre estamos buscando mejores trabajos y otras fuentes de ingresos, no hay que olvidarse que vinimos aquí a vivir tranquilos, trabajando para disfrutar, no para sobrevivir.

 

Comprando ropa abrigada (y II)

winter-outfitTomando en cuenta que en este primer año estamos en una nota de ahorro y comprando con el lema “lo quieres o lo necesitas”,  nuestra lista de ropa abrigada se fué a lo estrictamente requerido para protegernos del frío. Por supuesto, eso también va a depender de las actividades diarias de cada quién: si estás mucho tiempo en exteriores o si pasas todo el día en un ambiente cerrado, léase casa u oficina. Por ejemplo, los niños en el colegio salen al patio unas 3 veces al día, pero quizás tú ni te asomas por la ventana. Si usas tu carro o el transporte publico. Si te exigen o no un código de vestimenta en el trabajo (casual o formal).

Como mi esposo trabaja en oficina 8 horas al día, su exposición al frío se resume básicamente a cuando sale por la mañana y cuando regresa por la tarde, ese par de minutos que toma recorrer de la casa al carro o viceversa, más el tiempo que tome el carro en calentarse y ofrecer buena calefacción.  En mi caso, me expongo al frío al llevar o buscar a mi hija en la parada del autobús (a unas 3 cuadras de mi casa) o si salgo en transporte público durante el día.

Así que, desde que comenzaron las bajas temperaturas, hemos comprado lo siguiente:

  • Algunas franelas manga larga: en Zellers  (ahora Target) y Walmart, entre $9 y $15.
  • Ropa interior térmica (long johns) $15 en Walmart (dos piezas). De poliéster y para usarlos como primera capa de ropa, si hace menos de 8°C, debajo del jean, pantalón casual o mono deportivo.
  • Medias térmicas, de lana y poliéster, 3 pares por $15 en Walmart. Las usamos también a diario, con los zapatos de trabajo, deportivos o botas de invierno.
  • Chaquetas impermeables, que son solo eso, no abrigan pero sirven bastante durante las lluvias de otoño. En The Salvation Army, entre $5 y $15.
  • Chaquetas ligeras, Además de las que se trajo de Venezuela, Fer se compró un par en Goodwill y Value Village, cada una en $15. Le sirvieron para las temperaturas bajas de otoño y ahora que hay más frío las usa debajo del abrigo de invierno.
  • Sweaters gruesos, me compré varios en Goodwill y Value Village, entre $6-$8. También tengo un hoodie deportivo grueso, tipo sudadera que me ha servido bastante, sólo o combinado con los sweaters, cuando hace entre 8°C y 12°C.
  • Abrigos de invierno, de los que se usan cuando hace de 5°C para abajo. Fer tiene dos,  uno de Value Village ($25) y otro de The Salvation Army ($15). Ambos son cortos y con capucha, con relleno de down (plumas) y poliéster. Abrigan muchísimo y a veces hasta demasiado. El insiste en que no hace falta comprarse una chaqueta North Face o Canadian Goose de $300 para estar abrigado. Es cuestión de gustos, prioridades y presupuesto. Para mí busqué un abrigo corto de $25 en Value Village, y es el que uso a diario. Aparte me compré uno largo y algo más “fashion” (y caro) en Costco en $80.
  • Accesorios: Gorros, $8 en Walmart, $2 dólares en Dollarama. Guantes impermeable $12 en Walmart o $3 en Dollarama. Bufandas, casi todas me las compré en Value Village entre $3 y $6. Fer se compró un neck warmer, que es como una pieza de tela ancha en forma de aro, que hace las veces de bufanda y se puede usar también para cubrir la nariz.
  • Botas de invierno. De nuevo, depende del uso y rutina diaria, y para eso hicimos tooodo un análisis que lo pueden leer aquí. Fer insistió en ser ahorrativo con unas botas, que en teoría usará muy poco, así que las compró en Walmart y le costaron $40. Yo de nuevo me fuí de fashionista con unas botas que espero que me duren varios inviernos, ya que me costaron $90 en Globo Shoes (en oferta). Eso sí, las estrené y cumplieron con su función.

A las chicas les digo, el primer año y si vienen con el presupuesto corto, no pierdan tiempo y dinero comprándose unas botas de otoño de esas altas de cuero o gamuza, que se ven hermosas, pero no abrigan ni son impermeables. El  otoño dura muy poquito y pronto tendrán que invertir en unas verdaderas botas para el frío y la nieve. Yo me quedé con las ganas para el próximo año…

Eso es básicamente todo lo que compramos (hasta ahora) para abrigarnos en nuestro primer invierno. En este sentido, seguimos aplicando la del ensayo y error. El día que se nos congelaron las manos al salir, corrimos a comprar los guantes. El día que nos dió calor con 2 capas de ropa, dejamos el abrigo grueso en casa. Y así…

Cuando baja la temperatura y además se quiere tener una rutina diaria planificada (colegio, trabajo, paseos, visitas al super, etc.) el pronóstico del tiempo se convierte en tu mejor amigo y es lo primero que revisarás en la mañana, después de cepillarte los dientes. Así sabrás qué ponerte para ese día, si los niños se van al colegio con las botas de lluvia o nieve, o si al salir del trabajo te encontrás con la primera nevada de tu vida, como ya nos pasó… Por eso en mi celular instalé las aplicaciones de The Weather Network, The Weather Channel y Accuweather. Parece que la primera es la que más las pega, pero yo igual reviso las tres (me he vuelto un poco fanática, que les puedo decir!). Y es que el tema del clima apenas comienza…

(imagen: polyvore.com)

Es Disneylandia? No, es el supermercado!

Para los que venimos de paises con tantas restricciones en la importación de alimentos, aburridos de ver las mismas dos marcas de los mismos productos, o peor aún, productos que desaparecieron para siempre de los anaqueles desde hace meses, hacer mercado en el primer mundo es casi-casi como estar en un parque de diversiones. En cada esquina una sorpresa, miles de marcas que esperan por tí en los pasillos, frutas y verduras resplandecientes que brillan perfectas en sus mostradores… Es una experiencia que puede llegar a ser, inclusive, un poco abrumadora.

Nuestra primera vez en un supermercado canadiense fué algo que siempre recordaremos, porque así como abrir las cuentas bancarias representó el inicio de la vida “en serio”, hacer la compra de comida para nosotros fué el inicio de nuestra cotidianidad. Nos recordó que si, efectivamente, ahora vivimos aquí.

Lo primero que hicimos fué decidir a cual ir, ya que hay muchos, realmente más de lo que pensamos. Grandes, pequeños, caros, baratos, feitos, espectaculares… Walmart, NoFrills, Loblaws, Sobeys, FreshCo… al final, en casi todos se consiguen las mismas marcas y a veces, hasta tienen los mismos dueños. Para hacer nuestra primera compra grande, los amigos nos recomedaron ir a NoFrills. Es una cadena grande, tiene varias sucursales por toda la región y los precios en general son solidarios. Otro punto a favor es que se consiguen productos como la Harina Pan para las arepas, los plátanos y el queso español (spanish cheese), que es lo más parecido al queso que comíamos en Venezuela.

Así fué como llegamos lista en mano al NoFrills más cercano, y en pocos minutos ya estábamos maravillados. Mi primer momento de compradora feliz llegó cuando ví toda la variedad de vegetales y frutas, perfectamente limpios y alineados, que me hicieron pensar que era un buen momento para empezar a comer más sano y probar cosas nuevas, total, la comida también forma parte de la adaptación al nuevo país. Metí en el carrito unos cambures miniatura de Costa Rica, melocotones al natural (nunca los había probado, solo enlatados) y una auyama con forma de pera que venía de México. Para próximas compras pienso llevar arándanos, frambuesas, y cualquier otra fruta rara que se me atraviese…

A medida que fuimos avanzando en esa primera compra ibamos observando y aprendiendo varias cosas:

  • Me encantó poder encontrar de todo, y de cada cosa una gran variedad de marcas para elegir. Literalmente me desesperé tratando de decidir cuál yogurt llevar, ya que eran como demasiados tipos … al final terminé comprando una pack de 12 tarritos de sabores varios, de la marca Yoplait (familiar para mi).
  • En Canadá no se consigue normalmente la leche en polvo, sino líquida. Y ésta no viene en envases de cartón sino en bolsas plásticas. Y para poder servir la leche desde la bolsa hay que meterla en unas jarritas también plásticas. Además, la leche se viene según el porcentaje de grasa. La completa vendría siendo la de mayor porcentaje y la descremada, la de menor. Nosotros compramos leche 2% por si acaso…
  • Muchos productos vienen en tamaño grande, o en paquetes de 6, o de 12, o de 24. Así que al principio quizás haya que aventurarse comprando gran cantidad de una marca que no conocemos y cruzar los dedos para que nos guste. En la nevera tengo un galón enterito de jugo “Frutopia” que a mi hija simplemente le supo a medicina.
  • Hay muuuchos tipos de queso, aunque ninguno que nos convenza por ahora. Los que hemos probado hasta ahora son el queso español, el queso feta, el mozzarella y el havarti. Se me ocurrió comprar el cottage y no es que sepa mal…es que no sabe a nada en absoluto!
  • Venden mucha, pero mucha comida lista congelada: pizzas de todos los sabores, cenas completas, helados de todos los estilos, panquecas, tartaletas… Aqui al que no le guste cocinar tiene el asunto resuelto, solo necesita dinero y ya!
  • En esa misma tónica les cuento que las tortas que venden en el super son de-li-cio-sas.
  • Fué agradable conseguirnos el jugo de naranja con pulpa. También viene con extra pulpa y con nada de pulpa en absoluto.
  • Las carnes y aves tienen mejor sabor, aún no descubrimos porqué, pero es así. En general, muchas cosas aqui saben mejor, lo cual nos hace pensar: será porque hay más controles de calidad?
  • En casi todos los supermercados hay una sección dedicada a los alimentos orgánicos (supuestamente más sanos, pero también más costosos) y otra para vegetarianos.
  • Hay infinidad de comidas para todas las culturas, vale la pena atreverse a preparar un plato hindú, japonés o mejicano porque se consiguen todos los ingredientes.
  • Y asi mismo, hay infinidad de chucherías y alimentos procesados, así que tuvimos que mantenernos firmes ante la desición de comer más sano y comprar más o menos lo que comíamos en Venezuela. Sin embargo, no puedo negar que metimos en el carrito alguna que otra cosita no tan sana, Uds. saben, para probar…
  • Al momento de cancelar y guardar la compra, es mejor llevar tus propias bolsas, de esas reciclables. Casi todos los supermercados  las venden por máximo $1, o si prefieren también ponen a disposición cajas de cartón vacías. Todo sea por no utilizar tantas bolsas plásticas y contribuir con el medio ambiente.
  • En la primera compra gastamos alrededor de $400 porque obviamente teníamos que comprar todo de cero, incluyedo productos de limpieza y cosméticos, pero según nuestros cálculos no deberíamos gastar más de $250-300 en una compra mensual de rutina.

En general, en los supermercados canadienses hay de todo y para todos los gustos. En las primeras visitas seguiremos experimentando con las marcas y los sabores, conociendo los productos y aprendiendo a comprar de manera eficiente. Y bueno, sin perder la esperanza de tropezarnos algún día y entre tanta variedad, con nuestro añorado queso Palmita importado de Venezuela!