El proyecto continúa

ladderclimbingDecimos que emigrar a Canadá es un proyecto de vida. Lo comenzamos a gestar con el deseo de cumplirlo lo antes posible, pero generalmente terminamos dedicándole varios años, sabiendo que obtener nuestras visas y llegar a tierras canadienses no será el final.

Apenas empezaremos la segunda fase: la de “settlement“, en la cual nos vamos a establecer en nuestro país adoptivo. La planificamos bien, nos preparamos para ella, le destinamos recursos (sobre todo económicos) y comenzamos a desarrollarla. Pero ¿cuándo se termina?

Hace poco me sorprendí al enterarme de que, según algunas estadísticas, el inmigrante tarda un promedio de 3 a 5 años en establecerse. Durante ese tiempo, es normal que sea considerado un “newcomer” o recién llegado.

Muchos pensamos que el settlement duraba a lo sumo 1 año, durante el cual nos concentramos en tener cubiertas ciertas áreas básicas: vivienda, empleo remunerado, colegio para los niños, quizás un carro y un círculo social en el cual apoyarnos. Todo lo anterior se puede conseguir en ese tiempo, pensaba yo. Para algunos antes, para otros un poco después.

Sin embargo, la sensación de “estar establecido” en tu nuevo país es absolutamente subjetiva y varía según la circunstancias. Puede estar determinada por el logro de metas materiales, profesionales, sociales o todas las anteriores. También, por el hito de obtener la ciudadanía canadiense, a la cual se puede optar después de 3 años (o 1.095 días) de vivir en el país como residente permanente. Más allá de las estadísticas, cada individuo o grupo familiar que emigra es quien decide cuando ha cumplido su objetivo de tener una nueva vida en Canadá.

Una vez superado el frenesí del primer año, en el segundo puedes sentir que todavía te estás adaptando al clima,  a la cultura o a tu ciudad. Que sigues en “modo ahorro” hasta que puedas tener casa propia o un carro nuevo. Que los trabajos que has tenido hasta ahora no son en tu área, o son “entry-level” y quizás estés esperando a tener un poco más de experiencia canadiense para atreverte a buscar algo mejor. Puede ser que todavía tu círculo social está compuesto únicamente por gente que también viene de tu país y habla tu idioma.

Conversando con amigos y conocidos recién llegados, he escuchado opiniones interesantes acerca de como sabemos que la etapa de settlement llegó a su fin:

  • Tener casa propia, ajustada a las necesidades familiares en cuanto a tamaño, ubicación y costo.
  • Tener un automóvil de año reciente. Este punto puede ser opcional para algunos y aplican los mismos criterios de la vivienda.
  • Haber alcanzado un estatus profesional a un nivel igual o superior al que se tenía en el país de origen. Además, trabajar en el área que te gusta o haberte reinventado con éxito. Quizás y hasta te independizaste y montaste un negocio propio.
  • Tener dominio del idioma, sentirte cómodo y hasta confiado en el uso del mismo en el entorno laboral y social.
  • Tus hijos están completamente adaptados al sistema escolar, tienen amigos y al idioma lo adoptaron hace rato.
  • Además tu también tiene amigos canadienses, o de otras culturas que no hablan español.
  • Las preocupaciones que tenías en tu país de origen ya no existen, ahora te preocupas por cosas más locales, como el clima.
  • Te sientes tranquilo económicamente hablando y satisfecho con la calidad de vida que lograste.
  • Tus hijos están felices. Tu familia está feliz.
  • Tú eres feliz.

De los anteriores, los últimos tres son los más importantes para mí. La guinda del pastel.

Y para tí: ¿cuales son los indicadores de que ya estás completamente establecido en Canadá?

Image courtesy of chanpipat at FreeDigitalPhotos.net

Llegó la familia!

abrazoHace un par de semanas recibimos a mi cuñada, su esposo y mis dos sobrinos, quienes llegaron a Canadá como residentes permanentes, y por supuesto no podemos estar más felices. Compartir por primera vez en Canadá con parte de nuestra familia cercana en vivo y directo es una sensación indescriptible.

Para empezar, revivimos la emoción de nuestro landing y la llegada al aeropuerto, pero esta vez desde este lado del cristal. Su vuelo de Air Canada aterrizó a las 3.30 pm y 2 horas después por fin los vimos salir por la puerta de “Arrivals”.  Me cuenta mi cuñada que pasaron por varias taquillas desde que bajaron del avión y  en una de ellas aprovecharon para tramitar el Social Insurance Number (SIN) de una vez.

Los siguientes días los hemos acompañados en el corre-corre típico de los recién llegados, tratando de cumplir la ya conocida agenda de los primeros trámites:

  • Social Insurance Number (listos!)
  • Adquirir líneas celulares: lo hicieron con Virgin Mobile, que les ofreció los mejores planes para los celulares (Blackberry y HTC) que se trajeron de Venezuela.
  • Abrir cuentas bancarias, con el programa Start Right del Scotiabank.
  • Solicitar el carnet de la Library / Community Centre, para lo cual, además del pasaporte les solicitaron una prueba de dirección.
  • Tramitar la certificación de la licencia de manejo en el consulado venezolano.
  • Buscar vivienda para rentar, para lo cual el realtor les pidió que llevaran consigo los estados de cuenta que demostraran fondos suficientes para costear el alquiler de un año.
  • Comprar las cosas básicas, como comida, colchones y lencería. Nuestros colchones ya tienen un año de uso y están como nuevos, así que no dudamos en recomendarles la mueblería donde los compramos. Para los víveres y la lencería fuimos a Loblaws. Allí eligieron algunas toallas de President´s Choice, una marca canadiense de buena calidad, que es un alternativa a las de Walmart.

Mis cuñados decidieron traerse algunas cosas desde Venezuela e hicieron la declaración de Goods to Follow, cosa que nosotros no hicimos, así que desconocía ciertos detalles. Por ejemplo, unos días antes de partir a Canadá, enviaron algunos baúles y cajas a través de DHL hacia nuestra dirección, todo a nombre de mi cuñado. Cuando el cargamento llegó, lo contactaron para que enviaran por email los siguientes documentos escaneados: pasaporte, formulario de Record of Landing y el formulario de Goods to Follow  que presentó en la oficina de aduana del aeropuerto, donde declaró los bienes que llegarían después y anexó un inventario de los mismos. Todo esto para que DHL pudiera exonerar los impuestos correspondientes y finalmente hacer la entrega de los baúles en nuestra casa.

Con respecto a la vivienda, una semana después de llegar y luego de ver unas 7 propiedades, encontraron un townhouse ideal para ellos. Además de la prueba de fondos, el Realtor sugirió también incluir en la aplicación una especie de “Cover Letter” donde describieron un poco su background y su interés en alquilar la propiedad, por supuesto resaltando el compromiso de ser inquilinos honestos y responsables. Esta estrategia dió buenos resultados y en poco tiempo estaban firmando su primer contrato de alquiler en Canadá.

Mi cuñada, con catálogo de IKEA en mano, planificó toda la compra del mobiliario. Para esta fase fué útil tener previamente elaborada una lista de los muebles, artefactos, utensilios y otros artículos necesarios para los primeros meses y apegarse a ella, cuidando no gastar de más. Para eso, habrá tiempo y dinero más adelante. 😉

Mi cuñado por su parte asistió a un workshop de búsqueda laboral, de una semana de duración, que fué dictado de manera gratuita en la Library cerca de mi casa. Esto como un preámbulo al curso ELT que planea comenzar el mes de Septiembre. 

Mis sobrinos quieren disfrutar al máximo los últimos días de vacaciones escolares, pasear todo lo que puedan y jugar fútbol en cualquiera de las canchas que abundan en la ciudad. Para ellos es muy importante poder continuar practicando aquí su deporte favorito, como parte importante de su adaptación.

Todos están enfocados, centrados y con un plan bien definido, sin mencionar la emoción de comenzar esta nueva etapa. Nosotros los estamos ayudando y orientando en todo lo que podemos, bajo la premisa de que deben tomar lo que más les convenga de todas las opiniones y sugerencias que escuchen, porque cada grupo familiar trae su propia dinámica, expectativas y planes.  

Como recién llegados aún les falta mucho por hacer y nosotros estamos encantados de poder apoyarlos desde nuestras lecciones aprendidas, mientras vamos creando nuevas experiencias, todos juntos y “en familia”.  

Además, muy pronto estaremos recibiendo también a mis suegros luego de que aprobaran sus visas de turista, con cierto retraso por cierto. Eso nos recuerda que mejor empezamos con tiempo a tramitar las visas de los que nos visitarán en navidades…

No importa si la familia viene para quedarse o solo de visita, les puedo asegurar que es una experiencia cargada de intensidad y emoción. Todo comienza con ese maravilloso momento en el que abrazas de nuevo a tus seres queridos y les dices muy orgullosamente: ¡Bienvenidos a Canadá!

La adaptación puede ser un juego de niños

ninos-jugando-otonoPapás y mamás que van a emigrar a Canadá: no se preocupen, sus hijos se adaptarán muy pronto y mejor que ustedes. Al menos, esa fué mi experiencia.

Mi hija adora su nueva vida en Canadá, incluso desde antes de llegar. Supongo que tiene que ver con todo lo que hicimos para prepararla y el hecho de que es una niña muy sociable, inteligente y abierta a los cambios. De cualquier modo, no deja de asombrarnos su capacidad para adoptar este país como su hogar desde el principio. Un año después de haber emigrado, podemos decir con propiedad que cualquier temor que tuviéramos al respecto fué absolutamente en vano.

En el contexto de la interacción familiar, nuestra vida dió un giro muy positivo. En Venezuela siempre estábamos ocupados trabajando y sobreviviendo y a veces no le dedicábamos el tiempo suficiente a nuestra hija. Pero los primeros meses después de llegar estuvimos casi todo el tiempo juntos: tomábamos el autobús cada mañana, almorzamos juntos todos los días, fuimos de compras, de paseo, de diligencias, siempre los tres. Tuvimos muchos momentos felices, otros muy estresantes, pero haber vivido juntos todas aquellas nuevas experiencias nos ayudó a re-conocer nuestra propia capacidad de adaptación, uniéndonos aún más como familia.  Y Sofía feliz, de tener a papi y mami con ella todo el tiempo. 

También fueron días de muchos trámites, y hay que recordar que para los más pequeños eso de andar en oficinas del gobierno gestionando papeles no es algo que ellos entiendan fácilmente. Menos mal que que en Canadá esas diligencias son relativamente rápidas y los funcionarios en general son amables y pacientes con los niños. Pero igual nos pareció importante incluir en nuestra agenda de las primeras semanas algunos paseos y planes divertidos. Como llegamos casi en verano, cualquier parque con columpios era la oportunidad perfecta para que Sofía se divirtiera y sus papás se relajaran. Por esa época es cuando activan los spray pads (o chorritos) y los niños gozan refrescándose y chapoteando en el agua, así que es buena idea traerles el traje de baño a mano en la maleta.

Un día descubrimos el paraíso de los juguetes baratos llamado Dollarama, y aprovechamos para que ella eligiera un par y sustituir en cierto modo todos los que dejó en Venezuela. También fuimos a inscribirnos en la biblioteca pública, donde le dieron su propio carnet y lo estrenó como “niña grande”, prestando sus primeros libros en inglés. Además me traje en la maleta varios libros infantiles en español y comenzamos la nueva costumbre de leer juntas antes de irse a la cama. Esto la ayudó a dormir mejor, a no extrañar su habitación y a sentir que mamá la estaba acompañando y apoyando más que nunca a manejar todos aquellos cambios.

La hicimos partícipe de algunas pequeñas y grandes decisiones. Cuando fuimos a ver apartamentos, comprar los muebles, elegir el carro, siempre le preguntamos “¿Que opinas Sofía, te gusta?”. Es sabido que cuando la opinión de un niño es tomada en cuenta por sus padres, se sienten más valorados, especiales y reafirman su rol como parte importante del grupo familiar. Asi mismo, nos planteamos hacer mejoras en nuestra rutina familiar. Por ejemplo, en Venezuela Sofía tenía televisor en su cuarto. Esa había sido una (mala) costumbre nuestra, adoptada con la excusa de que los niños allá no tienen muchas opciones de diversión al aire libre, y la TV es usada para mantenerlos entretenidos (y seguros) en casa. En Canadá es muy distinto y se promueven las actividades al aire libre, así que antes de llegar habíamos decidido que no tendría televisor en su nuevo cuarto, en consonancia con ese estilo de vida más sano que buscamos tener ahora: más actividades en los parques, más deporte, más lectura, más juegos de mesa, más compartir en familia.

Sofía nunca preguntó cuando íbamos a regresar a Venezuela. De la manera más natural del mundo asumió que este sería su nuevo hogar y solamente se llegó a quejar de un par de cosas: de no hablar suficiente inglés para hacer nuevos amigos cuando llegaba a un parque lleno de niños, y del cansancio. Muchas de nuestras diligencias las hacíamos a pie, con el sol y el calor del verano, siguiendo la recomendación de aprovechar el buen clima y porque queríamos ahorrar en tickets de autobús. Sofía, que no estaba acostumbrada a caminar en Venezuela, recibió en poco tiempo una gran dosis de ejercicio que la dejó muy agotada esas primeras semanas. Eso me recuerda la recomendación de mi amiga que emigró a Australia y preparó físicamente a su hijo, practicando mucho deporte antes de partir. Con respecto al inglés y tomando ventaja de su gusto por la TV, cuando estábamos en casa Sofía veía comiquitas y programas infantiles canadienses (todos muy educativos). De alguna manera que aún no descrubrimos, ella los entendía y los disfrutaba.  Creo que ya les he contando que en pocos meses dominó muy bien el idioma, tiene un acento bello y hasta nos corrige la pronunciación! En un próxima entrada les contaré sobre nuestra experiencia con el colegio y de como el inglés que crees que sabes a veces no basta para ayudar a tus hijos con la tareas ¿Les ha tocado alguna vez explicarles las partes de una planta en inglés? No? Luego les cuento lo que yo hice (por supuesto tiene que ver con Google).

Es normal que como padres nos preocupemos por la adaptación de nuestros hijos, pero la clave está en creer en ellos y darles el mejor ejemplo: tomar una actitud positiva desde el principio, mostrarnos siempre optimistas, transmitirles seguridad, atender sus inquietudes como empatía e infinita comprensión. Recuerden que el estrés de comenzar en un nuevo país es inevitable para los adultos, pero es nuestra responsabilidad hacerlo llevadero para nuestros hijos. Más pronto que tarde ellos serán los que nos den a nosotros una gran lección de adaptación.

 

Emigrar a Ontario – Lo que debes saber sobre el alquiler de vivienda

property_for_rentEl primer hogar en Canadá siempre causa mucha ilusión, pero también incertidumbre. Algunos tienen la posibilidad de quedarse en casa de familiares o amigos mientras consiguen un trabajo que les permita rentar (o comprar). Otros vienen pensando en mudarse a un espacio propio lo antes posible.

Sea cual sea la opción, la inquietud por encontrar apartamento o casa comienza mucho desde antes de llegar. No hemos recibido aún la visa cuando ya estamos buscando en los portales de oferta inmobiliaria o bombardeamos al Realtor que nos recomendaron con emails que incluyen nuestra wish list: Apartamento/casa, de 3 habitaciones y 2 baños, en buena zona, con fácil acceso al metro o autobús, que le corresponda un colegio de alto ranking, que tenga cerca supermercados, bancos, parques, centro comercial, biblioteca y community centre, que incluya puesto de estacionamiento (aunque aún no tengamos carro), y eso sí… que no se pase de nuestro presupuesto! El Realtor a estas altura, se destornilla de la risa, antes de lanzar nuestro email a la papelera de reciclaje y marcarlo como “spam”.

Siendo realistas, nada impide que comencemos a buscar casa/apartamento cuando nos sintamos listos para hacerlo. De hecho, es un buen ejercicio, para irnos familiarizando con los tipos de vivienda, su distribución, el precio, y lo que incluye ese precio. Como primer paso, debemos decidir cuanto podemos pagar de renta. Como segundo paso, si buscaremos propiedades por nuestra cuenta (internet, avisos en periódicos, boletines) o a través de un agente inmobiliario o Realtor. Ambos casos son perfectamente posibles, cada uno con sus ventajas y desventajas.

¿Qué hicimos nosotros? Nos apoyamos en un Realtor, un señor muy profesional, amable y responsable, cuya asesoría fué más allá de la búsqueda de vivienda en Canadá, y se extendió a calmar otras muchas inquietudes de quienes llegamos a montar una nueva vida desde cero. Lo que más apreciamos de él fué su honestidad y su disposición a ayudarnos. Amablemente nos explicó varias cosas importantes, de esas que solo puedes entender cuando ya estás aquí y hablas con los que saben:

  • Para rentar una propiedad, se debe disponer de la siguiente documentación: carta de trabajo o prueba de fondos (estados de cuentas bancarias de los últimos 3-4 meses), historial crediticio en Canadá y referencias personales.
  • Como los recién llegados no tenemos historial crediticio, debemos demostrar que disponemos de fondos suficientes y transferibles (dólares canadienses o al menos dólares americanos) para cubrir la renta del período estipulado en el contrato. Normalmente este período es de 6 meses a 1 año. En algunos casos se puede rentar mes a mes, pero no es lo más común.
  • Si el Landlord (el dueño de la propiedad en alquiler) aún no está convencido de nuestra capacidad de pago, podemos recurrir a la figura del Garantor o Co-signer (Fiador, en español). En este caso, puede ser un familiar o amigo de mucha confianza, residente en Canadá, que pueda presentar los requisitos: carta de trabajo o prueba de fondos e historial crediticio en el país. Esta persona será la responsable del contrato ante cualquier eventualidad.
  • En Ontario no está permitido que el Landlord solicite un depósito como garantía por daños. Lo que sí es habitual es se pida el primer y último mes de renta. La renta puede cancelarse en efectivo, en cheques convencionales o en cheques post-datados. Nosotros, por ejemplo, entregamos a nuestro Landlord 12 cheques post-datados por un año de renta. Él se encarga de cobrarlos en los primeros días del mes.
  • La negociación suele ser bastante rápida. Hay inmuebles que se alquilan entre 2-3 días después de ser publicados. Algunos ni siquiera llegan a publicarse, y la gente se entera de ellos por amigos o conocidos (aquí también aplica el networking). Así mismo, cuando el inmueble es muy cotizado, hay que “competir” con otros posibles interesados. Por ello, es recomendable tener los documentos listos al momento de salir a buscar.
  • Como el inquilino o Tenant, debe avisar de su intención de no renovar el contrato al menos dos meses antes, el dueño comenzará a ofrecer el inmueble en ese lapso de tiempo. Si planean alquilar en Agosto por ejemplo, pueden comenzar a buscar a mediados de Junio. En el caso de que les guste un inmueble que aún no está desocupado, pueden pagar el primer mes como adelanto para asegurar que será para ustedes cuando el actual inquilino se mude en las próximas semanas.
  • El contrato de alquiler o Lease Agreement puede ser verbal o escrito. Lo más común es esto último y debe incluir: la duración del contrato (normalmente 12 meses), el canon de arrendamiento o monto a pagar de renta si es semanal o mensual, lo que incluye la renta, la dirección exacta del inmueble, su descripción, y una lista de los nombres de quienes lo habitarán (incluyendo a los niños)
  • Lo que incluye la renta, también conocido como Utilities, se refiere al pago por los servicios de gas doméstico, electricidad, conexión a internet/teléfono, TV por cable, aire acondicionado/calefacción, tanque de agua, estacionamiento y cuota del condominio. Los servicios que no están incluidos, debe gestionarlos directamente el inquilino abriendo su propia cuenta en la compañía correspondiente.
  • Muchas propiedades incluyen: cocina, nevera, lavadora/secadora, calentador de agua, unidad de aire acondicionado/calefacción y lavadora de platos (dishwahser). Por otro lado, también se pueden conseguir con apartamentos que no disponen de área de laundry, sino que ésta es una zona común del edificio, compartida con los demás inquilinos.
  • Hay algunas consideraciones de sentido común, por ejemplo, que en una vivienda de 2 habitaciones, no deberían vivir una familia con 5 niños (los niños tienen derecho a estar cómodos). También, si algún familiar viene de visita y decide quedarse por un largo período, es conveniente notificarlo al Landlord.

Para tener más información, en esta guía está todo muy sencillo y bien explicado: First Days Guide – A Newcomers’ Guide to Their First Two Weeks in Ontario (Housing – Pág 9).

Otra guía para rentar en Ontario, con un resumen de los aspectos legales y oficinas a donde pueden acudir para asesoría en el tema: Renting in Ontario

Si ya se sienten listos para empezar a buscar casa o apartamento, pueden hacerlo a través de estos sitios web:

Y por supuesto, Kijiji  que como todo sitio de anuncios clasificados, es un poco menos confiable, pero no deja de ser una alternativa. Aquí pueden conseguir propiedades muy económicas, algunas alquiladas por sus propios dueños (sin intermediarios).

Para después que alquilen y se conviertan en Tenants, es muy importante tener esto a la mano: Guía sobre la Ley de Inquilinato (si, en Español).

Finalmente, todo lo que tienen que saber los recién llegados acerca del alquiler y compra de vivienda en toda Canadá: The Newcomer’s Guide to Canadian Housing,  donde pueden encontrar entre otras cosas, los tipos de vivienda y la nomeclatura para entender mejor los avisos de alquiler. 

Solo me queda decirles que, así como en Canadá cabemos todos, también hay casa para todos los gustos. No me queda duda que todos ustedes y sus familias encontrarán el lugar que mejor les convenga, que de seguro ya existe y está esperando a que lo conviertan en su nuevo hogar.

 

 

Emigrar a Ontario – Lo que deberías saber sobre beneficios para familias

 

family-holding-moneyLa siguiente semana de llegar a Canadá y luego de hacer los primeros trámites,  nos reunimos con una Settlement Worker o consultora de inmigración. Ella nos habló de los diferentes beneficios de ayuda financiera que tiene el gobierno federal para familias. Nos explicó que como recién llegados, sin tener aún empleo, y con una niña menor de edad, teníamos el derecho y el deber de solicitar los siguientes:

Canadian Child Tax Benefit (CCTB): Es un pago mensual libre de impuestos que se hace a aquellas familias que son elegibles, para ayudarlas con el costo de criar a sus hijos menores de 18 años.  Todas las dudas que puedan tener sobre la elegibilidad y aplicación para el CCTB, se encuentran respondidas en este enlace. Aquí les dejo los formularios que necesitan para aplicar:

Universal child care benefit (UCCB)dirigido a familias con niños menores de 6 años, para ayudar a costear sus gastos de manutención. Se hace a través de pagos fijos mensuales de $100 por niño. Este beneficio es procesado a través de la misma aplicación del Canadian Child Tax Benefit, es decir, no tienen que llenar los formularios por separado.

Goods and Services Tax/Harmonized Sales Tax (GST/HST) creditEs un pago trimestral libre de impuestos, que ayuda a personas o familias de bajos/medianos ingresos a cubrir todo o parte del impuesto GST/HST que se paga por bienes y servicios, desde que llegan a Canadá. Este impuesto es algo así como el IVA, que se aplica por ejemplo cuando hacen mercado, compran ropa, o pagan el servicio de gas. Es decir, aplica a casi todo. Para optar por este crédito, deben llenar el siguiente formulario:

Para la solicitud de los beneficios aquí mencionados, les dejo algunos tips:

  • En las solicitudes relacionadas con niños, el aplicante principal generalmente es la madre.
  • Al llenar el formulario “Statement of Income“, cuando calculamos el monto devengando en el año anterior, nosotros multiplicamos nuestro sueldo anual en bolívares por la tasa de cambio oficial. Si lo hacen por la tasa paralela, el número será exorbitante y no les darán el beneficio (pensarán que eran millonarios en su país… 😉  )
  • Nosotros anexamos COPIAS de los siguientes documentos: landing papers, tarjetas SIN (adultos) y pasaportes.  Algunas personas envían también copias de las partidas de nacimiento de los niños (sin lo hacen, debe ir traducidas), pero no es necesario. En general, con el pasaporte del niño es suficiente.
  • Cuando estén preparando su aplicación, tengan en cuenta que deben anexar un juego de documentos de soporte para cada una, junto a su formularios respectivos. Aunque vayan con los mismos documentos de soporte y se dirijan a la misma oficina del Gobierno,  cada beneficio se procesa en departamentos diferentes. Ya conocí al menos un caso en el que enviaron el mismo juego de copias para ambas, y una de ellas fué devuelta por falta de anexos.
  • Así mismo, cada aplicación debe enviarse en su propio sobre, por correo postal, a través de cualquier oficina de Canada Post. Afuera debe estar debitamente identificada: “CCTB”, “GST/HST”, etc. según sea el caso.

La Canadian Revenue Agency analizó nuestra solicitud y se  encargó de asignarnos los beneficios que pedimos, más otros beneficios para los cuales somos elegibles. Por ejemplo, luego nos dimos cuenta que nos asignaron el Ontario Trillium Benefit, el cual combina en un solo pago mensual los siguientes créditos: Ontario Sales Tax Credit, Ontario Energy and Property Tax Credit, y Northern Ontario Energy Credit.

Más o menos dos meses después de enviar la aplicación por correo, comenzamos a recibir en mi cuenta corriente el depósito mensual correspondiente al CCTB, combinado con el Ontario Trillium Benefit. No les mencionaré el monto que recibo porque el mismo varía mucho de acuerdo a diferentes factores: número de hijos, sus edades y sobre todo: el ingreso familiar declarado.

Si les puedo decir que el monto del GST/HST puede estar entre los $40-$70, y es depositado cada tres meses.

Es bueno que sepan que el Gobierno Canadiense realmente se preocupa por el bienestar de las familas, y especialmente, por el de los niños. Ellos entienden que un grueso de los nuevos inmigrantes pasan por una etapa inicial de establecimiento, que involucra una serie de gastos mientras se consigue un trabajo estable, y los niños deberían ser los menos afectados. Así que las ayudas financieras para las familias son importantes y bienvenidas. Eso sí, en la declaración fiscal de cada año se hace una revisión del ingreso familiar y los beneficios recibidos son ajustados de manera proporcional (como debe ser).

En la próxima entrada les contaré como es el sistema de salud de la Provincia de Ontario, y cuales previsiones deben tomar en este sentido antes de llegar.